Saltar al contenido
Fármacos Online

Amitriptilina: ¿Qué es, para qué sirve y cuándo aplicarla?

medicamento amitriptilina
Amitriptilina: ¿Qué es, para qué sirve y cuándo aplicarla?
4.4 (88%) 5 votes

Amitriptilina es el nombre que recibe un antidepresivo tricíclico y un analgésico que evita la recaptación y, por ende, la inactivación tanto de la noradrenalina como de la serotonina en las terminaciones nerviosas.

En este artículo explicamos qué es la amitriptilina y cuáles son sus aplicaciones principales, sus posibles efectos secundarios y contraindicaciones, las dosis recomendadas y su relación con otros fármacos similares.

¿Qué es la amitriptilina y cuándo se aplica?

Definir la amitriptilina implica hablar de un fármaco que cuenta con la capacidad de prevenir la recaptación de los neurotransmisores de las monoaminas, potenciando su acción en el cerebro, algo que parece asociarse a su actividad antidepresiva. Su mecanismo de acción también abarca efectos bloqueantes sobre los canales iónicos del sodio, el NMDA y el potasio, a nivel central y medular.

usos del medicamento amitriptilina

¿Para qué sirve?

Las principales indicaciones de amitriptilina son:

  • Tratamiento de los síntomas de la depresión. Pertenece a una clase de medicamentos que se llaman antidepresivos tricíclicos y que actúan incrementando las cantidades de ciertas sustancias naturales con presencia en el cerebro, que son precisas para el mantenimiento del equilibrio mental
  • Tratamiento de los trastornos de la alimentación
  • Tratamiento de la neuralgia postherpética (ardor, molestias o dolor punzante que puede durar de unos meses a años tras el padecimiento de un herpes zóster)
  • Prevención de la migraña
  • Enuresis nocturna (emisión involuntaria de orina durante el sueño)

¿Cómo se aplica la amitriptilina? Dosis recomendada y precio aproximado

La amitriptilina suele presentarse en tabletas de comprimidos de 10mg, 25 mg y 75 mg, para su administración por vía oral:

  • Se toma de una a cuatro veces diarias
  • Es recomendable tomarla a la misma hora todos los días
  • Resulta esencial seguir con atención las instrucciones de la receta y pedirle al médico la aclaración de cualquier extremo que no se entienda
  • Es importante tomar amitriptilina en la dosis indicada, que no debe excederse ni disminuirse en ningún caso, ni tampoco ser tomada con mayor frecuencia de la recetada

Tras la administración de este medicamento, el paciente puede experimentar mareos o sensación de sedación. De ser así, debe abstenerse de la realización de tareas consideradas como potencialmente peligrosas, del estilo de conducir o utilizar máquinas.

El precio aproximado de este fármaco ronda los 30€ el envase de 60 pastillas de 10 mg y los 43€ el envase de 60 pastillas de 25 mg.

Efectos secundarios y contraindicaciones

La amitriptilina, como cualquier otro fármaco, puede producir efectos secundarios y está sometida a una serie de contraindicaciones, que han de ser previstas antes de comenzar el tratamiento.

Efectos secundarios de amitriptilina:

  • Sequedad bucal
  • Ganancia de peso notable
  • Psicosis
  • Estreñimiento
  • Vértigo
  • Náuseas
  • Visión borrosa
  • Trastornos del ritmo cardíaco
  • Ciertos síntomas extrapiramidales
  • Hipotensión postural
  • Efectos anticolinérgicos
  • Posibilidad de experimentar pensamientos suicidas durante su administración en pacientes de todas las edades

Contraindicaciones de amitriptilina:

  • Alergia o hipersensibilidad a este principio activo o a cualquiera de los componentes de la especialidad farmacéutica recetada. Si existen sospechas de alergia, ha de consultarse con el médico
  • Entre los síntomas de alergia se incluyen: crisis asmáticas con dificultad respiratoria, respiración acelerada o respiración con silbidos audibles; hinchazón más o menos brusca en cara, lengua, labios o en cualquier otro lugar del cuerpo que puede ser especialmente crítica de afectar a las cuerdas vocales; shock anafiláctico (palidez, sudoración excesiva y hasta pérdida del conocimiento) y urticaria, erupción cutánea o picor
  • Tratamiento de la depresión con fármacos llamados inhibidores de la monoaminooxidasa (IMAO)
  • Tratamiento con cisaprida
  • Infarto de miocardio reciente
  • Intolerancia a la lactosa. Pacientes con intolerancia hereditaria a galactosa, con problemas de mala absorción de glucosa o galactosa y con insuficiencia de lactasa Lapp

Interacciones de amitriptilina:

  • Medicamentos usados para el tratamiento de enfermedades psiquiátricas (neurolépticos) o la depresión (inhibidores de la recaptación de serotonina o inhibidores de la monoaminooxidasa)
  • Otros medicamentos susceptibles de incrementar los niveles en sangre de este medicamento, potenciando su efecto (como quindina, cimetidina, , medicamentos para tratar los latidos irregulares del corazón, Ritonavir y Ketoconazol)
  • Otros medicamentos susceptibles de disminuir los niveles en sangre de este medicamento, disminuyendo su efecto (como carbamazepina, fenitoína e Hierba de San Juan)
  • Medicamentos para el dolor de tipo opioide (como Tramadol)
  • Medicamentos usados para el abuso del alcohol (como Disulfiram)
  • Medicamentos para controlar la hipertensión arterial (como Guanetidina)
  • Medicamentos depresores del sistema nervioso central (como Etclorvinol)

Precauciones con amitriptilina:

  • Padecimiento de algún tipo de alergia
  • Padecimiento de algún trastorno mental
  • Padecimiento de un problema cardíaco
  • Padecimiento de enfermedad hepática
  • Padecimiento de problemas urinarios como retención de orina
  • Problemas del tiroides
  • Ataques epilépticos
  • Problemas oculares como ciertos tipos de glaucoma (presión ocular incrementada)
  • Cercanía de alguna intervención quirúrgica
  • Sometimiento a terapia electroconvulsiva

La agitación, la irritabilidad o el experimento de notables cambios de humor o comportamiento, han de ser inmediatamente puestos en conocimiento del médico.

Si, en las primeras semanas de tratamiento con amitriptilina los síntomas de la depresión o ansiedad empeoran, también ha de consultarse con el médico.

Cualquiera de los siguientes síntomas, sobre todo si son graves, si no se han tenido antes o si han aparecido de repente, han de ser igualmente puestos en conocimiento del médico:

  • Pensamientos de suicidio o empeoramiento de la depresión o trastorno de ansiedad
  • Agitación o ansiedad
  • Dificultad para dormir
  • Ataques de pánico
  • Impulsividad u hostilidad (agresividad)
  • Insomnio o problemas para conciliar el sueño
  • Pensamientos de suicidio
  • Comportamiento desinhibido o hiperactividad (agitación)

Hay que partir de la base de que las personas deprimidas o que sufren un trastorno de ansiedad, pueden en ocasiones pasar por fases en las que tengan pensamientos de hacerse daño o incluso de suicidarse.

Estas fases pueden agudizarse al comienzo de la toma de antidepresivos, dado que estos fármacos tardan un tiempo en hacer efecto, de una a dos semanas normalmente e incluso algo más.

Dicha reacción es más probable que ocurra en pacientes con:

  • Antecedentes previos de pensamientos de suicidio o de hacerse daño
  • En adultos jóvenes, con menos de 25 años y con enfermedades psiquiátricas que sean tratadas con antidepresivos

Otros fármacos relacionados:

Video explicativo sobre la amitriptilina:

Referencias y fuentes: