Saltar al contenido
Fármacos Online

Antialérgicos

Los antialérgicos son un grupo de fármacos que provocan que el organismo no genere una respuesta a los alérgenos, logrando inhibir los síntomas más comunes de la alergia, del estilo de la broncoconstricción o la urticaria.

antialérgicos

Los más habituales son los antihistamínicos, que inhiben al organismo frente a la histamina, que es la sustancia que libera el organismo como respuesta a los alérgenos.

Contar con un buen tratamiento antialérgico resulta fundamental para combatir la alergia, una enfermedad que se encuentra muy extendida. No en vano, las estadísticas revelan que solo en un par de décadas el número de personas que precisan tratarse con algún tipo de antialérgico casi se ha duplicado.

Estas alarmantes cifras se espera que sigan aumentando, toda vez que la alergia se ve favorecida por factores como la contaminación.

¿Para qué sirven?

Los antialérgicos sirven para prevenir o paliar las alergias estacionales, ayudando a reducir sus síntomas y consiguiendo mejoras en el paciente. Hay que tener en cuenta que los antihistamínicos son inductores del sueño, por lo que no deben emplearse más de una semana seguida, pues el organismo podría llegar a generar tolerancia farmacológica y se acostumbraría, requiriendo dosis más altas para conseguir el mismo efecto.

¿Cuándo aplicarlos?

La toma de medicamentos antialérgicos depende de la gravedad de los síntomas experimentados y, principalmente, de la prescripción médica. Los antihistamínicos se pueden administrar por vía oral o por vía tópica. Son tratamientos sintomáticos, lo que significa que alivian los síntomas de la alergia en el momento de su aparición

  • La inmunoterapia. Ayuda a acabar con los procesos alérgicos y con sus incómodas molestias, como la broncoconstricción
  • Los broncodilatadores. Existen dos tipos esenciales: los de acción corta y los de acción larga. Los primeros se deben usar en situaciones de emergencia, en las que han de relajarse inmediatamente los bronquios para que llegue el aire. Por el contrario, los de acción larga son administrados diariamente en pacientes que padecen asma moderada
  • Los antileucotrienos. Son otra solución para el asma, si bien presentan algunos efectos secundarios como dolor de cabeza, abdominal, náuseas y diarrea
  • Los descongestivos nasales. Deben tomarse durante períodos de tiempo largos, porque de otro modo podrían llegar a producir un efecto rebote
  • Los corticoides. Normalmente se prescriben ante los síntomas de una reacción alérgica determinada. Pese a ello, se pueden tomar de forma regular para ayudar a paliar algunas alergias e inflamaciones crónicas