Saltar al contenido
Fármacos Online

Antiinfecciosos

Los medicamentos antiinfecciosos son aquellos que combaten la infección y que incluyen los antibacterianos o antibióticos, los antivíricos y los antimicóticos. Estos fármacos se desarrollan para ser lo más tóxicos posible contra el microorganismo infectante, así como también lo más seguros posible contra las células humanas, de manera que provocan una toxicidad selectiva.

antiinfecciosos

La producción de las sustancias que combaten las  bacterias y los hongos es relativamente sencilla, dado que estas células son muy distintas de las humanas. No obstante, la producción de un fármaco que destruya un virus sin que perjudique a la célula humana afectada es complicada, toda vez que los virus pierden su identidad dentro de la misma y reprograman la célula para producir partículas del propio virus.

Es importante hacer la diferenciación de que un agente infeccioso no es sinónimo de antibiótico o antibacteriano, dado que el primero es una categoría que comprende diversos tipos de fármacos y sustancias.

¿Para qué sirven?

Los antibióticos son fármacos utilizados para el tratamiento de las infecciones bacterianas. Desgraciadamente, cada día son más las bacterias que van desarrollando resistencia a los antibióticos con los que se cuenta en la actualidad.

Los  antivíricos tienen la capacidad de actuar interfiriendo con cualquiera de los procesos por los que pasa un virus a la hora de reproducirse o replicarse. Dado que los virus solo se pueden replicar en el interior de las células y utilizan las mismas vías metabólicas que las células sanas, los antivíricos son normalmente más tóxicos para las células humanas que los antibióticos. Otro de sus problemas es que los virus pueden desarrollar resistencia a ellos rápidamente.

Los antimicóticos se pueden aplicar directamente en aquella zona en la que se desarrolla una infección micótica en la piel o en otra superficie, como pueda ser la vagina o el interior de la boca. Se pueden suministrar vía oral o inyectados. Suelen causar más efectos secundarios que los antibióticos y además suelen ser menos eficaces en líneas generales, por lo que las infecciones micóticas no son fáciles de tratar y en muchas ocasiones se hacen crónicas. Su tratamiento se extiende durante varias semanas y se ha de repetir nuevamente.

¿Cuándo aplicarlos?

Ante la aparición de infecciones humanas causadas por agentes infecciones como virus, bacterias y hongos. Estas son infecciones que se producen a través del aire, por las gotas que se emiten durante la tos o por la toma de contacto con superficies no estériles.