Saltar al contenido
Fármacos Online

Antiinflamatorio

Los antiinflamatorios son medicamentos que tratan de controlar el proceso inflamatorio desencadenado en un organismo humano. La inflamación, por su parte, es la respuesta a un factor agresivo que bien puede resultar conocido o desconocido.

Antiinflamatorio

La inflamación se produce en virtud del siguiente proceso: el cuerpo libera las prostaglandinas, unas sustancias existentes en todas las células y cuya liberación puede obedecer a cualquier tipo de agresión que sufra el organismo. Ante dicha agresión, el cuerpo reacciona liberando prostaglandinas en modo defensivo, dando lugar al proceso que conocemos como inflamación o hinchazón de la zona afectada.

Así, los antiinflamatorios inhiben o evitan que se liberen estas sustancias naturales llamadas prostaglandinas. El primer antiinflamatorio al que se le achacó el mérito de lograr evitar dicha liberación fue el ácido acetilsalicílico.

¿Para qué sirven?

Los antiinflamatorios sirven para prevenir o disminuir la inflamación de los tejidos. Su mecanismo de actuación se basa en impedir, o inhibir, la biosíntesis de sus agentes mediadores, que se conocen como eicosanoides o derivados del ácido araquidónico.

Principalmente existen dos grandes grupos de fármacos o medicamentos antiinflamatorios: los esteroideos y los no esteroideos:

  • Antiinflamatorios esteroideos. Son derivados del cortisol y la cortisona. A este grupo pertenecen la prednisona, la prednisolona y la metilprednisolona (de efecto corto) y la betametasona o dexametasona (de efecto prolongado), existiendo también antiinflamatorios esteroideos de efecto intermedio.
  • Antiinflamatorios no esteroideos (AINES). Se pueden agrupar dependiendo de su acción frente a la síntesis de prostaglandinas y tromboxanos. El más famoso es el ácido acetilsalicílico que se conoce comúnmente como aspirina

¿Cuándo aplicarlos?

Los antiinflamatorios tienen gran cantidad de indicaciones médicas, entre las que se encuentran:

  • Antiinflamatorios usados en casos de inflamación importante, como puedan ser las enfermedades crónicas del estilo de la artritis reumatoide o las alergias graves
  • Antiinflamatorios usados por su acción inmunodepresora, capaces de disminuir la eficacia de las defensas del organismo contra una agresión. Esta acción resulta particularmente útil en el caso de las que se conocen como enfermedades sistémicas, consecuencia de un trasplante de órganos para reducir el rechazo por el cuerpo
  • Antiinflamatorios usados como tratamiento complementario en determinadas quimioterapias

Los efectos secundarios a los que pueden dar lugar los antiinflamatorios alertan sobre la necesidad de que no se tomen de modo indiscriminado, sino siempre bajo prescripción médica.

El abuso de los antiinflamatorios se ha convertido en la mayor causa de gastritis del mundo por lo que esta cuestión en ningún caso se debe tomar a la ligera.