Saltar al contenido
Fármacos Online

Azitromicina: ¿Qué es, para qué sirve y cuándo aplicarla?

Azitromicina
Azitromicina: ¿Qué es, para qué sirve y cuándo aplicarla?
5 (100%) 1 vote

Azitromicina es el nombre que recibe un antibiótico que se usa comúnmente en el tratamiento de diferentes infecciones del aparato respiratorio, de enfermedades de transmisión sexual (ETS), de la diarrea y de otro tipo de infecciones como puedan ser la otitis o la neumonía.

En este artículo explicamos qué es azitromicina y cuáles son sus aplicaciones principales, sus posibles efectos secundarios y contraindicaciones, las dosis recomendadas y su relación con otros fármacos similares.

¿Qué es azitromicina y cuándo se aplica?

Definir azitromicina implica hablar de un antibiótico de la clase de los macrólidos cuya acción se centra en la detención del crecimiento de las bacterias.

Se trata de un antibiótico que deriva de la eritromicina, otro antibiótico más antiguo de uso poco habitual en la práctica médica de hoy, excepto en ciertos ungüentos o gotas oftálmicas. Un segundo antibiótico de la misma clase es la claritromicina que cuenta con muchas similitudes con la azitromicina.

medicamento azitromicina

¿Para qué sirve?

Las principales indicaciones de azitromicina son:

Por vía oral:

  • Infección por germen sensible: otitis media bacteriana aguda y sinusitis bacteriana aguda ( adecuadamente diagnosticadas)
  • Faringitis
  • Amigdalitis
  • Exacerbación aguda de bronquitis crónica ( adecuadamente diagnosticada)
  • Neumonía adquirida en la comunidad que puede ir de leve a moderadamente grave
  • Infecciones de piel y tejidos blandos cuya gravedad puede ir de leve a moderada (como celulitis, foliculitis y erisipelas)
  • Cervicitis y uretritis no complicadas producidas por Chlamydia trachomatis
  • Chancroide
  • Eritema migratorio (1ª fase de la enfermedad de Lyme) cuando los antibióticos de 1ª y 2ª línea (como amoxicilina, doxiciclina y cefuroxima axetil) están contraindicados

Por vía intravenosa:

  • inmunocompetentes: neumonía adquirida en la comunidad

¿Cómo se aplica azitromicina? Dosis recomendada y precio aproximado

Azitromicina se suele presentar en comprimidos duros, en comprimidos dispersables, en polvo para suspensión oral EFG, en polvo para suspensión oral en sobre EFG, en comprimidos recubiertos con película EFG, en polvo para suspensión oral en frasco, en polvo para solución para perfusión, en granulado para suspensión oral EFG y en colirio en solución en envase unidosis.

Este antibiótico se ha hecho muy popular gracias a la comodidad de su posología por vía oral, que suele consistir en 1 único comprimido al día durante 3-5 días. Incluso existen infecciones que se pueden tratar con una sola dosis de azitromicina.

Por vía oral se puede administrar con o sin alimentos, a excepción de las cápsulas duras que se deben tomar 1 hora antes o 2 horas después de las comidas. Los comprimidos dispersables se deben dispersar agitándolos en una cantidad de líquido suficiente como agua o zumo de frutas, hasta obtener una suspensión fina. Una vez la suspensión se haya tragado, cualquier residuo que quede se ha de resuspender en un volumen pequeño de agua y tragarse.

Por vía intravenosa se administra por perfusión tras reconstitución y dilución, ni en bolus ni como inyección.

Por vía intramuscular se administra a una velocidad de 1mg/ml durante 3 horas o 2 mg/ml durante 1 hora.

Será el médico o farmacéutico quien ajuste la correcta dosis a la patología a tratar, al mismo tiempo que establezca la frecuencia entre tomas.

No existen evidencias que sugieran que tras la toma de azitromicina vayan a producirse efectos que interfieran en la capacidad para conducir vehículos, operar con maquinaria pesada o llevar a cabo actividades que requieran permanecer en estado de alerta. Pese a ello, de aparecer algún efecto que pueda mermar tales capacidades, deberá comunicarse al médico para su adecuada evaluación.

El precio aproximado de azitromicina es de 6€ la caja de 3 comprimidos de 500mg.

Efectos secundarios y contraindicaciones

Azitromicina, como cualquier otro fármaco, puede producir efectos secundarios y está sometida a una serie de contraindicaciones, que han de ser previstas antes de comenzar el tratamiento.

Efectos secundarios de azitromicina:

  • Anorexia
  • Cefalea
  • Mareo
  • Disgeusia
  • Parestesia
  • Sordera
  • Diarrea
  • Alteración visual
  • Náuseas
  • Dolor abdominal
  • Vómitos
  • Dispepsia
  • Prurito
  • Erupción
  • Fatiga
  • Artralgia
  • Recuento elevado de eosinófilos, monocitos, neutrófilos y basófilos
  • Recuento disminuido del bicarbonato sanguíneo y de los linfocitos

Contraindicaciones de azitromicina:

  • Hipersensibilidad a azotromicina, a eritromicina o a cualquier otro antibiótico ketólido o macrólido
  • Pacientes con problemas hepáticos como la cirrosis, al poder agravar tales problemas hepáticos
  • Pacientes con insuficiencia cardíaca, al poder agravar tal patología cardíaca

Interacciones de azitromicina:

  • Derivados ergotamínicos (evitar su uso concomitante)
  • Ciclosparina (controlar sus niveles plasmáticos)
  • Digoxina (puede aumentar los niveles plasmáticas de este glucósido cardíaco)
  • Antiácidos (las concentraciones plasmáticas máximas de azitromicina pueden reducirse hasta un 30%)

Precauciones con azitromicina:

  • Mujeres embarazadas: no se dispone de los adecuados datos durante el embarazo, pero estudios llevados a cabo en animales determinan que este antibiótico pasa a través de la placenta, por lo que su administración durante el período de gestación debe estar sujeta a evaluación médica en relación a si los beneficios para la madre compensan el posible riesgo para el feto
  • Mujeres en período de lactancia: se conoce que este antibiótico se excreta por la leche materna humana, si bien se desconoce si tal circunstancia puede causar efectos secundarios en el lactante. Por esta razón se aconseja la interrupción de la lactancia durante el tratamiento con azitromicina
  • Valorar que entre las posibles consecuencias para el lactante estarían las infecciones fúngicas de las mucosas, la diarrea y la sensibilización. Se ha de desechar la leche materna durante el tratamiento y hasta 2 días después de su finalización, pudiendo ser la lactancia reanudada a posteriori

Otros fármacos relacionados:

Video explicativo sobre la azitromicina:

Referencias y fuentes: