Saltar al contenido
Fármacos Online

Carbón activado: ¿Qué es, para qué sirve y cuándo aplicarlo?

Carbón activado
Carbón activado: ¿Qué es, para qué sirve y cuándo aplicarlo?
4.8 (96%) 5 votes

Carbón activado es el nombre que recibe un tipo de carbón, similar al carbón común, pero que está destinado específicamente a su uso como medicamento. El procedimiento por el cual se da lugar al carbón activado por parte de sus fabricantes es el de calentar el carbón común en presencia de un gas que hace que se produzcan espacios, también llamados poros, en el interior del carbón. Tales poros ayudan a que el carbón activado “atrape” sustancias químicas.

En este artículo explicamos qué es el carbón activado y cuáles son sus aplicaciones principales, sus posibles efectos secundarios y contraindicaciones, las dosis recomendadas y su relación con otros fármacos similares.

¿Qué es carbón activado y cuándo se aplica?

Definir el carbón activado implica hablar de una sustancia utilizada para el tratamiento de las intoxicaciones, para la reducción de la flatulencia o gases intestinales, para la disminución de los niveles de colesterol, para la prevención de la resaca y para el tratamiento de los problemas con el flujo de la bilis o colestasis que aparecen durante el embarazo.

medicamento carbón activado

¿Para qué sirve?

Las principales indicaciones del carbón activado son:

  • Tratamiento de las intoxicaciones agudas como consecuencia de una sobredosis por medicamentos o ingestión de productos tóxicos en niños de cualquier edad y en adultos
  • Tratamiento sintomático de los procesos diarreicos inespecíficos a partir de los 12 años
  • Alivio sintomático de los gases (aerofagia, flatulencia y meteorismo) a partir de los 12 años

¿Cómo se aplica carbón activado? Dosis recomendada y precio aproximado

Carbón activado se suele presentar en solución oral, polvo o granulado y es importante que se administre lo más pronto posible tras la ingestión del tóxico.

La dosis utilizada por vía oral para una sobredosis o envenenamiento de drogas es: 50-100 g de carbón activado al principio, para seguir posteriormente con una dosis equivalente a 12,5 g por hora que es administrada cada 2 a 4 horas. En los niños son utilizadas dosis más bajas (10-25 g).

El método de aplicación en casos de intoxicación aguda cobra especial relevancia en la medida que este tipo de intoxicaciones es uno de los casos que se presentan habitualmente en las salas de urgencias de los hospitales y que pueden llegar a causar la muerte.

A menudo estas intoxicaciones son sufridas por niños que ingieren por accidente una elevada cantidad de cualquiera de los medicamentos que una familia suele tener en casa.

Otras causas de intoxicación pueden ser debidas a sobredosis de cualquier droga o ingestión de plaguicidas, hongos venenosos, solventes o ciertas plantas ornamentales.

El carbón activado cuenta con la propiedad de absorber moléculas orgánicas, entre las que están incluidas aquellas que forman parte de los compuestos tóxicos mencionados.

Los compuestos tóxicos que ingresan en el cuerpo por vía oral y que se absorben en el estómago y los intestinos, pueden seguir distintos mecanismos con anterioridad a dañar las células de tejidos y órganos, requiriendo el tóxico cierto intervalo de tiempo hasta llegar a la célula a la que hará daño.

Cuanto mayor sea la cantidad de tóxico, mayor será el tiempo que tarden en metabolizarse las moléculas que están en exceso, en relación a la capacidad de metabólisis del cuerpo. Y ese tiempo, que suelen ser varias horas, es el que va a permitir que el carbón activado realice su labor de depuración, aumentando las posibilidades de sanación del paciente.

En el tratamiento de un paciente con intoxicación aguda, el objetivo es la administración de carbón activado en polvo, en la cantidad y con la frecuencia que permita la formación de un flujo continuo de carbón a lo largo del tracto intestinal.

En la luz intestinal, el carbón va a ejercer una atracción sobre los compuestos orgánicos que van circulando por la sangre. Dichos compuestos van a pasar a través de las membranas, desde la sangre hacia el carbón.

Conviene señalar que el carbón activado no solo se indica para las intoxicaciones por vía oral sino para aquellas intoxicaciones por picaduras y mordeduras aunque estos son casos en los que el problema radica en que, la rapidez con la que el veneno llega a afectar al paciente, hace preciso un específico antídoto.

El precio aproximado del carbón activado es de 18€ el bote de 270 comprimidos de 300 mg.

Efectos secundarios y contraindicaciones

Carbón activado, como cualquier otro fármaco, puede producir efectos secundarios y está sometido a una serie de contraindicaciones, que han de ser previstas antes de comenzar el tratamiento.

Efectos secundarios de carbón activado:

Frecuentes:

  • Estreñimiento
  • Heces de color negro

Muy poco frecuentes (aunque graves):

  • Desaceleración o bloqueo del tracto intestinal
  • Deshidratación
  • Regurgitación en los pulmones

Contraindicaciones de carbón activado:

  • Bloqueo gastrointestinal (GI) o lento movimiento de los alimentos a través del intestino. No se debe utilizar carbón activado si se tiene cualquier tipo de obstrucción intestinal. Tampoco ha de usarse en el caso de que se padezca una enfermedad que frene el paso de los alimentos a través del intestino (peristaltismo reducido) salvo que se esté siendo estrictamente controlado por el médico.

Interacciones de carbón activado:

  • En combinación con medicamentos que se tomen por vía oral, puede reducir la cantidad de medicamento que absorbe el cuerpo, disminuyendo su eficacia. Esta interacción se puede evitar tomando el carbón activado como mínimo una hora después de la toma de los medicamentos por vía oral
  • No se conocen interacciones con hierbas y suplementos
  • El alcohol tiene la capacidad de hacer que el carbón activado resulte menos eficaz a la hora de “atrapar” los venenos y otras sustancias químicas
  • El carbón activado puede dificultar la absorción de los micronutrientes por parte del cuerpo

Precauciones con carbón activado:

  • El carbón activado resulta seguro para la mayoría de los adultos mientras sea utilizado a corto plazo
  • Durante el período de gestación y lactancia, debería resultar igualmente seguro mientras sea utilizado a corto plazo, si bien tales circunstancias han de ser consultadas con el médico

Otros fármacos relacionados:

Video explicativo sobre el carbón activado:

Referencias y fuentes: