Saltar al contenido
Fármacos Online

Codeína: ¿Qué es, para qué sirve y cuándo aplicarla?

medicamento codeína
Codeína: ¿Qué es, para qué sirve y cuándo aplicarla?
4.8 (96%) 5 votes

Codeína es el nombre recibido por un tipo de analgésico opiáceo (narcótico) y antitusivo que proporciona alivio al dolor y que hace que, quienes lo tomen, a menudo se sientan con sueño. También puede entumecer los sentidos y provocar cambios en el estado de ánimo y en el comportamiento.

En este artículo explicamos qué es la codeína y cuáles son sus aplicaciones principales, sus posibles efectos secundarios y contraindicaciones, las dosis recomendadas y su relación con otros fármacos similares.

¿Qué es la codeína y cuándo se aplica?

Definir la codeína implica hablar de un fármaco que se usa para alivio del dolor leve a moderado y la diarrea. También es usado, generalmente en combinación con otros medicamentos, para reducir la tos.

El funcionamiento de la codeína para el tratamiento del dolor se basa en cambiar la forma en la que el cerebro y el sistema nervioso responden al mismo. El funcionamiento de la codeína para reducir la tos se basa en la reducción de la actividad en aquella parte del cerebro que provoca la tos.

Por tanto, la codeína ayuda al alivio de los síntomas, pero no trata su causa ni acelera la recuperación del paciente.

medicamento codeína

¿Para qué sirve?

La codeína es un alcaloide del opio hipnoanalgésico y antitusivo que cuenta con una serie de acciones parecidas a las de la morfina. Así, logra controlar el dolor de moderado a severo, así como el dolor que ocasionan las enfermedades terminales.

También se usa para el manejo de la tos peligrosa, que puede ser convulsiva, hemoptoica o postoperatoria y es utilizada, en combinación con otros analgésicos, para el incremento de su efecto.

Otros usos de la codeína pueden ser el alivio del dolor tras una extracción dental o hasta para afrontar las contracciones propias del parto. Del mismo modo, se usa para el alivio del dolor tras determinados tipos de lesiones. Ahora bien, este fármaco no se considera una buena opción a la hora de aliviar el dolor a largo plazo, pues su uso prolongado puede llevar a la adicción.

¿Cómo se aplica la codeína? Dosis recomendada y precio aproximado

Cuando una persona está tomando codeína, puede que se altere su capacidad para conducir, usar máquinas o efectuar aquellas actividades habituales que exijan permanecer en estado de alerta, dado la somnolencia que su ingesta puede provocar. Por esta razón, es aconsejable que realice estas actividades con precaución pues, además, este fármaco llega a alterar la capacidad para pensar con claridad y reaccionar con rapidez.

Este agonista opiáceo, está disponible como fosfato o sulfato y se puede administrar por vía subcutánea, oral o intramuscular. Su biodisponibilidad oral es alta. Por vía oral, su actividad es dos tercios respecto de la que exhibe por vía parenteral.

Se administra en diversos formatos, que van desde el jarabe y los comprimidos hasta los inyectables y supositorios. Si se la compara con la morfina, sus efectos sedantes son mucho menos efectivos, pero sus efectos secundarios son igualmente menores.

A día de hoy la codeína se encuentra presente en multitud de medicamentos, sola o en compañía de otros fármacos que refuerzan o complementan su efecto. Con frecuencia, se la encuentra en jarabes con otros antitusígenos así como en pastillas con paracetamol, que alivian los dolores musculares y de cabeza.

La dosis recomendada de codeína varía en función de la vía de administración del fármaco y del tipo del tratamiento para el que esté destinado, habiéndose de seguir las indicaciones que el médico o farmacéutico dé al respecto.

El precio aproximado de la codeína va a depender del formato adquirido, si bien un envase de 20 comprimidos ronda los 5€.

Efectos secundarios y contraindicaciones

La codeína, como cualquier otro fármaco, puede producir efectos secundarios y está sometida a una serie de contraindicaciones, que han de ser previstas antes de comenzar el tratamiento.

Efectos secundarios de codeína:

En dosis normales:

  • Mareos
  • Convulsiones
  • Estreñimiento
  • Somnolencia
  • Náuseas y vómitos
  • Erupciones cutáneas en pacientes alérgicos
  • Euforia
  • Confusión mental

En dosis elevadas:

  • Trastornos respiratorios, mediastínicos y torácicos
  • Depresión respiratoria

Contraindicaciones de codeína:

  • Alergia o hipersensibilidad a este principio activo, así como a otros opioides o a cualquiera del resto de los componentes de la especialidad farmacéutica recetada. En caso de sospecha de alergia, ha de consultarse con el médico
  • Enfermedad crónica de pulmón o dificultad respiratoria
  • Traumatismo en la cabeza o aumento de la presión intracraneal
  • Ataque de asma
  • Insuficiencia hepática
  • Riesgo de bloqueo del tránsito intestinal
  • Diarrea que se asocia a colitis pseudomembranosa causada por cefalosporinas, lincomicinas o penicilinas
  • Diarrea cuya causa sea una intoxicación, hasta la total eliminación del material tóxico del tracto gastrointestinal
  • Niños menores de 12 años

Precauciones con codeína:

  • Deterioro de la función cardíaca
  • Cualquier trastorno de riñón o hígado
  • Enfermedad de las glándulas suprarrenales como pueda ser la enfermedad de Addison o presión arterial alta debida a un tumor relacionado con estas glándulas (feocromocitoma)
  • Reciente intervención del aparato digestivo o de las vías urinarias
  • Epilepsia o esclerosis múltiple
  • Próstata aumentada de tamaño y dificultades para orinar en el caso de los hombres
  • Enfermedad inflamatoria intestinal, del estilo de la enfermedad de Crohn o la colitis ulcerosa crónica, incluyendo diarrea con eliminación de sangre
  • Débil estado de salud o avanzada edad
  • Hipotiroidismo o glándula tiroides hipoactiva
  • Padecimiento de un proceso abdominal agudo, lo que se debe a que la administración de codeína quizás enmascare su diagnóstico o evolución clínica
  • Padecimiento de asma o problemas respiratorios
  • Debilidad muscular
  • Presión arterial baja o estado de shock
  • Alcoholismo, drogodependencia, enfermedad mental o abuso de medicamentos
  • Enfermedad de la vesícula biliar, incluyendo los cálculos biliares

Los ancianos pueden experimentar mayor sensibilidad a la codeína, lo que se debe a que, entre los efectos de este fármaco, se encuentra la depresión respiratoria. Además, son especialmente propensos al padecimiento de hipertrofia, de obstrucción prostática y de disfunción renal en relación con la edad y cuentan con más probabilidades de efectos secundarios, dada la retención urinaria a la que inducen los opiáceos.

Otros fármacos relacionados:

Video explicativo sobre la dextrometorfano:

Referencias y fuentes: