Saltar al contenido
Fármacos Online

Dexametasona: ¿Qué es, para qué sirve y cuándo aplicarla?

medicamento dexametasona
Dexametasona: ¿Qué es, para qué sirve y cuándo aplicarla?
4.5 (90%) 6 votes

Dexametasona es el nombre que recibe un corticosteroide cuyo funcionamiento es igual que el de una hormona natural de las que producen las glándulas suprarrenales. Suele usarse en el caso de que el organismo de una persona no sea capaz de fabricar dicha hormona.

En este artículo explicamos qué es la dexametasona y cuáles son sus aplicaciones principales, sus posibles efectos secundarios y contraindicaciones, las dosis recomendadas y su relación con otros fármacos similares.

¿Qué es la dexametasona y cuándo se aplica?

Definir la dexametasona implica hablar de un corticosteroide que alivia síntomas como la hinchazón de la piel, distintos tipos de alergias, dolor en diversas partes del cuerpo o problemas de índole digestivo. Este medicamento también se usa como paliativo en el tratamiento de diferentes tipos de cáncer.

usos del medicamento dexametasona

¿Para qué sirve?

Las principales indicaciones de dexametasona son:

  • Alivio de la inflamación (hinchazón, enrojecimiento, calor y dolor)
  • Tratamiento de ciertas formas de artritis
  • Trastornos de piel, sangre, riñón, tiroides, intestinos y ojos
  • Alergias severas
  • Asma
  • Tratamiento de determinados tipos de cáncer

¿Cómo se aplica la dexametasona? Dosis recomendada y precio aproximado

La dexametasona se suele presentar en comprimidos de 2 y 4 mg, en líquido oral de 2mg/5ml y en inyecciones de 4mg/ml en ampollas de 1 ml (sal bisodiofosfato). Su presentación en ampollas se administra por personal médico o de enfermería.

  • El médico prescribirá la dosis adecuada para cada caso
  • Es importante seguir al detalle las instrucciones de uso del medicamento y preguntar al médico o farmacéutico en relación a las posibles dudas que puedan surgir
  • El medicamento debe comprender la dosis exacta indicada y la periodicidad prescrita
  • No debe dejarse de tomar dexametasona sin consultar antes con el médico
  • La suspensión repentina de este medicamento puede dar lugar a pérdida de apetito, malestar de estómago, somnolencia, sensación de confusión, vómitos, fiebre, cefalea, dolor en músculos y articulaciones, pérdida visible de peso y descamación en la piel
  • Los pacientes que hayan tomado grandes dosis durante un período considerable de tiempo, precisarán ir reduciendo su dosis de manera gradual para que su cuerpo se vaya acostumbrando paulatinamente a la falta del medicamento
  • Es necesario prestar atención a los efectos secundarios, sobre todo en aquellos casos en los que el médico aconseje la reducción de la dosis y tras dejar de tomar el medicamento. La aparición de efectos adversos deberá ser consultada con el médico, pues quizás el paciente requiera tomar una dosis mayor momentáneamente o comenzar a tomar nuevamente el medicamento

No se conocen o no existen datos relacionados a la forma en la que dexametasona afecta a la hora de conducir o usar maquinaria, por lo que se aconseja no realizar tareas que exijan concentración hasta no conocer el modo en que este medicamento afecta.

El precio aproximado de este fármaco ronda los 12€ por una caja de 30 comprimidos de 4mg.

Efectos secundarios y contraindicaciones

La dexametasona, como cualquier otro fármaco, puede producir efectos secundarios y está sometida a una serie de contraindicaciones, que han de ser previstas antes de comenzar el tratamiento.

Efectos secundarios de dexametasona:

  • Dolor de estómago
  • Mareos
  • Vómitos
  • Ansiedad
  • Dificultad para conciliar el sueño
  • Estado depresivo
  • Manchas e irritaciones en la piel
  • Disminución de la resistencia a las infecciones, candidiasis orofaríngea
  • Sofocos
  • Retraso en la cicatrización de heridas
  • Crecimiento excesivo del vello
  • Hiperglucemia, insuficiencia adrenocortical

En caso de sufrirse alguno de los siguientes efectos secundarios, se hace imprescindible acudir rápidamente a la consulta del especialista con el fin de evitar consecuencias graves:

  • Fatiga
  • Inflamación en el rostro
  • Erupciones en la piel
  • Visión borrosa
  • Heces de color negras

Contraindicaciones de dexametasona:

  • Alergia al medicamento, a su principio activo, a alguno de sus componentes o a cualquier otro medicamento. Tales reacciones suelen ser más comunes en pacientes que cuenten con una historia previa de alergia a algún medicamento
  • Infecciones por hongos, herpes, tuberculosis o parásitos, varicela y sarampión, salvo que reciban un adecuado tratamiento quimioterápico y se encuentren sometidos a una estrecha vigilancia
  • En tratamientos prolongados, cuando se padece enfermedad cardíaca congestiva, úlcera péptica o esofagitis (inflamación del esófago), herpes simple ocular, miastenia grave (debilidad muscular)
  • Pacientes que tengan pendiente la administración de una vacuna

Interacciones de dexametasona:

  • Antiepilépticos como carbamazepina y fenobarbital, antirrítmicos como fenitoína, antiasmáticos y broncodilatadores como adrenalina y efedrina, antibióticos antituberculosos (rifampicina) y anticancerosos como aminoglutetimida puede que disminuyan la acción terapéutica de la dexametasona
  • Los estrógenos puede que aumenten la acción de la dexametasona
  • Posible disminución de la acción terapéutica de salicilatos y antihelmínticos como albendazol
  • Posible reducción de los efectos de los antidiabéticos
  • El uso conjunto con fármacos utilizados para el tratamiento de enfermedades cardíacas como glucósicos cardiotónicos y diuréticos depleccionadores de potasio, puede que disminuya los niveles de potasio y aumente la toxicidad cardíaca
  • El uso conjunto con inhibidores de la síntesis de las prostaglandinas (indometacina) propicia la potenciación mutua de la toxicidad
  • Reducción plasmática de ciertos antituberculosos (isoniacida)
  • Precaución en la toma de ácido acetilsalisílico mientras dure el tratamiento con dexametasona
  • Anticoagulantes (cumarínicos y derivados de la indandiona)
  • Determinados medicamentos puede que aumenten los efectos de dexametasona, por lo que el médico practicará controles minuciosos en el caso de que se estén tomando fármacos como ritovanir y cobicistat para el VIH

Precauciones con dexametasona:

  • No se recomienda su utilización durante el embarazo, si bien será el médico quien valore el beneficio/riego de su uso
  • No se recomienda la lactancia por madres tratadas con este medicamento, ya que el mismo pasa a la leche materna
  • Los enfermos de diabetes pueden ver cómo aumenta su nivel de azúcar. En el caso de que esto ocurra el médico deberá cambiar la dosis del medicamento
  • Es bastante habitual seguir una específica dieta al comienzo de un tratamiento con dexametasona. Esta dieta ha de estar prescrita por un especialista y basada en alimentos que contenga poca sal y sodio y mucho potasio y proteínas
  • La dexametasona es un fármaco que a menudo provoca dolores de estómago, por lo que se recomienda su toma con leche o alimentos

Otros fármacos relacionados:

Video explicativo sobre la dexametasona:

Referencias y fuentes: