Saltar al contenido
Fármacos Online

Dicloxacilina: ¿Qué es, para qué sirve y cuándo aplicarla?

Dicloxacilina
Dicloxacilina: ¿Qué es, para qué sirve y cuándo aplicarla?
5 (100%) 1 vote

Dicloxacilina es el nombre que recibe un antibiótico de segunda generación que se utiliza para el tratamiento de infecciones causadas por bacterias resistentes a la penicilina. Se trata de un antibiótico del mismo tipo de la penicilina y que lucha contra las bacterias deteniendo su crecimiento o matándolas en ciertos casos, en un mecanismo conocido como antibiosis.

En este artículo explicamos qué es dicloxacilina y cuáles son sus aplicaciones principales, sus posibles efectos secundarios y contraindicaciones, las dosis recomendadas y su relación con otros fármacos similares.

¿Qué es dicloxacilina y cuándo se aplica?

Definir dicloxacilina implica hablar de un antibiótico destinado a tratar multitud de enfermedades, entre las que destacan afecciones de la piel o infecciones relacionadas con el sistema respiratorio.

medicamento dicloxacilina

¿Para qué sirve?

Las principales indicaciones de dicloxacilina son el tratamiento de:

  • Abscesos pulmonares
  • Amigdalitis
  • Afecciones cutáneas por bacterias
  • Bronconeumonías
  • Artritis séptica
  • Celulitis provocada por bacterias
  • Bronquitis
  • Heridas infectadas por bacterias estafilococos
  • Empiemas pulmonares
  • Hidrosadenitis
  • Faringitis
  • Neumonías y neumonías múltiples
  • Impétigo
  • Piodermitis
  • Piomiostitis
  • Osteomielitis
  • Síndrome de piel escalada

Otros usos de dicloxacilina son:

  • Combatir la bronquitis. Se usa para luchar contra las infecciones de los bronquios que causan ciertos patógenos como Bordetella pertussis, Mycoplasma pneumoniae , Chlamydophila pneumoniae y Streptococcus
  • Tratar la amigdalitis bacteriana. En la medida que este antibiótico combate el Streptococcus pyogenes, bacteria que comúnmente habita en las vías respiratorias sin perjudicar al organismo durante un tiempo, hasta que las defensas se encuentran bajas
  • Tratar la osteomielitis. Esta infección ósea, que es provocada por patógenos como la bacteria Staphylococcus aureus, es recetada para el tratamiento de este tipo de infecciones que se producen en el interior de los huesos, habida cuenta que estos patógenos habitualmente presentan resistencia a otros antibióticos
  • Curar neumonías. Usado en casos de neumonías crónicas y resistentes, debido a que este fármaco elimina los neumococos producidos por el mencionado cuadro
  • Tratar la artritis séptica. Esta afección está provocada por una herida que se infecta en las cercanías a las articulaciones y también por microorganismos patógenos cuya propagación se lleva a cabo vía sanguínea, afectando las articulaciones. Igualmente se usa para tratar la artritis séptica que se produce por patógenos como el Mycobacterium tuberculosis y la Candida albicans
  • Combatir la celulitis bacteriana. La administración de este fármaco combate las bacterias estreptococos y estafilococo aúreo, causantes de provocar celulitis infecciosa en ciertas zonas cutáneas en las que se aprecian cortes o raspaduras que aprovechan estos patógenos para entrar en la piel, infectando y desencadenando esta patología

Este antibiótico no funciona en las infecciones provocadas por hongos ni en las provocadas por virus, como la gripe común.

¿Cómo se aplica dicloxacilina? Dosis recomendada y precio aproximado

Dicloxacilina se suele presentar en comprimidos de 250 mg y de 500 mg y en solución oral de 125mg/5ml y de 250 mg/5ml.

Su administración es oral y el tratamiento más común se centra en una toma de 500 mg cada 6 horas, en adultos, de modo que se establezcan 4 tomas diarias. Pese a ello, será el médico o farmacéutico quien ajuste la correcta dosis a la patología a tratar, al mismo tiempo que establezca la frecuencia entre tomas.

Los comprimidos se toman con un vaso de agua y preferiblemente entre 1 y 2 horas antes de las comidas, para lograr que la absorción sea mayor, al tener el estómago vacío.

Tras la toma de dicloxacilina pueden aparecer efectos tales como náuseas, vómitos o malestar, susceptibles de interferir en la capacidad para conducir vehículos u operar con maquinaria pesada, así como en la necesaria para realizar aquellas actividades que exijan permanecer en estado de alerta. Ante su aparición lo mejor será evitar tales actividades y no reanudarlas hasta evaluación médica o finalización del tratamiento.

El precio aproximado de dicloxacilina es de entre 7 y 10€, dependiendo de la presentación elegida.

Efectos secundarios y contraindicaciones

Dicloxacilina, como cualquier otro fármaco, puede producir efectos secundarios y está sometida a una serie de contraindicaciones, que han de ser previstas antes de comenzar el tratamiento.

Efectos secundarios de dicloxacilina:

Comunes:

  • Síntomas gastrointestinales que incluyen náuseas, diarrea y en ocasiones vómitos
  • Aumento del flujo vaginal y comezón
  • Dolor en la lengua y malestar en la boca

Raros y potencialmente graves:

  • Presencia de sangre en la orina
  • Diarrea severa, con posible presencia de sangre
  • Dolor severo de estómago
  • Tonalidad amarillenta en piel y ojos
  • Heces blancas
  • Dificultades al orinar e incluso imposibilidad de hacerlo
  • Sangrados o moretones sin razón aparente
  • Problemas renales
  • Incremento de proteínas en la sangre

Contraindicaciones de dicloxacilina:

  • Alergia a algún medicamento de la familia de las penicilinas como amoxicilina, ampicilina, preparados que contengan dicloxacilina y penicilina G benzatinica
  • Alergia a las cefalosporinas
  • Bebés recién nacidos

Interacciones de dicloxacilina:

  • Reducción de la efectividad de las píldoras anticonceptivas
  • Alteración de los efectos de anticoagulantes como warfarina, tetraciclina, fenitoína y probenecid
  • Afecta a otros antibióticos

Precauciones con dicloxacilina:

  • En caso de que la infección persista pasado el tiempo prescrito de tratamiento, se deberá comunicar al médico
  • Resulta fundamental no abandonar el tratamiento antes del tiempo que se indique, aunque el paciente experimente una pronta mejoría, debido a que la infección podría continuar pese a que aparentemente haya desaparecido, con el indeseado efecto posterior de su empeoramiento
  • Las mujeres embarazadas, en período de lactancia o que se enteren de que están embarazadas durante el transcurso del tratamiento deberán comunicar tales circunstancias a su médico para que realice la oportuna valoración beneficios/riesgos

Otros fármacos relacionados:

Video explicativo sobre la dicloxacilina:

Referencias y fuentes: