Saltar al contenido
Fármacos Online

Eritromicina: ¿Qué es, para qué sirve y cuándo aplicarla?

Eritromicina
Eritromicina: ¿Qué es, para qué sirve y cuándo aplicarla?
5 (100%) 2 votes

Eritromicina es el nombre que recibe un fármaco antibiótico usado para el tratamiento de ciertas infecciones causadas por bacterias, como puedan ser la difteria, la bronquitis, la enfermedad de los legionarios, la neumonía, la tos ferina, la fiebre reumática, las infecciones del oído, de pulmón, de intestino, de piel y de vías urinarias.

La eritromicina oral también se usa para el tratamiento del acné inflamatorio moderado a severo o para el acné más leve que no mejora con otros fármacos.

En este artículo explicamos qué es eritromicina y cuáles son sus aplicaciones principales, sus posibles efectos secundarios y contraindicaciones, las dosis recomendadas y su relación con otros fármacos similares.

¿Qué es eritromicina y cuándo se aplica?

Definir eritromicina implica hablar de un fármaco utilizado tanto para el tratamiento de una variedad amplia de infecciones bacterianas como para su prevención. Es conocido como un antibiótico macrólido y su mecanismo de acción consiste en evitar que las bacterias produzcan proteínas de las que les resultan esenciales. Sin ellas, las bacterias no son capaces de crecer, replicarse ni aumentar en número.

Este antibiótico no mata de modo directo a las bacterias sino que las deja incapaces de aumentar en número, por lo que las bacterias restantes terminan muriendo o siendo destruidas por el sistema inmune, tratando la infección.

A veces es común que el médico se asegure de que las bacterias causantes de la infección son susceptibles a eritromicina, para lo que puede decidir tomar una muestra de tejido como un hisopo de la piel o de la garganta, por ejemplo.

medicamento eritromicina

¿Para qué sirve?

Las principales indicaciones de eritromicina son:

  • Infecciones bacterianas de los pulmones, tórax o tracto respiratorio inferior como bronquitis, neumonía, enfermedad del legionario o bronquiectasia
  • Desorden inflamatorio crónico de la piel de la cara como acné rosácea
  • Tos ferina en aquellas personas que no hayan sido vacunadas contra este tipo de tos y que están en cercano contacto con alguien que la padece
  • Infección bacteriana del oído como otitis media u otitis externa
  • Infecciones bucales bacterianas como gingivitis (enfermedad de las encías) o angina de Vincent
  • Infecciones bacterianas de la piel o del tejido blando como abscesos, forúnculos, impétigo, celulitis y erisipela
  • Inflamación de la uretra debido a uretritis
  • Inflamación de la glándula prostática debido a prostatitis
  • Infecciones bacterianas del estómago y de los intestinos
  • Infecciones bacterianas de los párpados o blefaritis
  • Difteria
  • Sífilis
  • Escarlatina
  • Acné
  • Enfermedad de Lyme

Eritromicina se usa igualmente para la prevención e infección bacteriana tras una cirugía, trauma o quemaduras. Para el tratamiento de las infecciones más graves se administra por inyección así como en aquellos casos en los que el medicamento no puede tomarse por vía oral.

¿Cómo se aplica eritromicina? Dosis recomendada y precio aproximado

Eritromicina se suele presentar en forma sólida oral de 250 mg (como estolato, eitlsuccinato o estearato), en polvo para inyección de 500 mg (como lactobionato) en viales y en polvo para líquido oral de 125 mg (como estolato, etilsuccionato o estearato).

Eritromicina se suele tomar 2 veces al día (cada 12 horas) o 4 veces al día (cada 6 horas), dependiendo del tipo de infección a tratar. Las dosis se deben intentar espaciar uniformemente durante todo el día. Este antibiótico se puede tomar acompañado o no de alimentos.

No se aconseja tomar remedios de indigestión (antiácidos) en las 2 horas anteriores o tras la toma de las formas orales de eritromicina.

Será el médico o farmacéutico quien ajuste la correcta dosis a la patología a tratar, al mismo tiempo que establezca la frecuencia entre tomas.

Tras la toma de eritromicina no suelen experimentarse efectos que interfieran en la capacidad para conducir un vehículo u operar con maquinaria pesada, si bien en determinados casos pueden darse, lo que aconseja no efectuar tales labores ni ninguna otra que exija permanecer en estado de alerta hasta tener seguro de que pueden llevarse a cabo con normalidad.

El precio aproximado de eritromicina es de 8€ la caja de 40 comprimidos de 500 mg.

Efectos secundarios y contraindicaciones

Eritromicina, como cualquier otro fármaco, puede producir efectos secundarios y está sometida a una serie de contraindicaciones, que han de ser previstas antes de comenzar el tratamiento.

Efectos secundarios de eritromicina:

Leves (no precisan atención médica excepto si se vuelven persistentes o empeoran):

  • Náuseas
  • Diarrea
  • Vómitos
  • Pérdida del apetito
  • Calambres estomacales

Graves (precisan atención médica inmediata tan pronto se constate su aparición):

  • Náuseas y vómitos persistentes
  • Orina oscura
  • Tonalidad amarillenta en piel u ojos
  • Inusual cansancio
  • Intenso dolor estomacal y/o abdominal
  • Debilidad muscular
  • Párpados caídos
  • Visión borrosa
  • Dificultad para hablar
  • Acelerado o irregular ritmo cardíaco
  • Persistente diarrea
  • Dolor o espasmos estomacales o abdominales
  • Aparición de sangre o moco en las heces
  • Pérdida de audición
  • Intensos mareos
  • Desmayos

En el caso de experimentarse alguno de estos síntomas, no deben usarse productos antidiarreicos o analgésicos narcóticos, dada la posibilidad de que empeoren.

Contraindicaciones de eritromicina:

  • Hipersensibilidad a macrólidos
  • Antecedente de ictericia

Interacciones de eritromicina:

  • Toma de astemizol, cisaprida o terfenadina

Precauciones con eritromicina:

  • Es posible que los pacientes experimenten una notable mejoría durante los primeros días de tratamiento con eritromicina. Pese a que esto ocurra, en ningún caso deberá suspenderse el tratamiento salvo que así sea indicado por el médico, toda vez que hacerlo incrementa las probabilidades de que la infección regrese y de que las bacterias se conviertan en resistentes al antibiótico
  • El uso de este antibiótico por períodos repetidos o prolongados puede dar lugar a la aparición de aftas orales o de una nueva infección por hongos. En el caso de notarse manchas blancas en la boca, cambio en el flujo vaginal u otra nueva sintomatología, se aconseja ponerse en contacto con el médico
  • Mujeres embarazadas o en período de lactancia: se desaconseja la administración de este fármaco dado que atraviesa la barrera placentaria (aunque no existan evidencias de acción en el feto) y que pasa a la leche materna (aunque no existan evidencias concluyentes de acción sobre el lactante)
  • Es preciso consultar con el médico si se puede recibir tratamiento con eritromicina en el caso de padecerse enfermedades hepáticas, musculares o miastenia gravis

Otros fármacos relacionados:

Video explicativo sobre la eritromicina:

Referencias y fuentes: