Saltar al contenido
Fármacos Online

Etosuximida: ¿Qué es, para qué sirve y cuándo aplicarla?

Etosuximida
Etosuximida: ¿Qué es, para qué sirve y cuándo aplicarla?
4.8 (95%) 4 votes

Etosuximida es el nombre que recibe un antiepiléptico empleado para el control de las crisis de ausencia de los enfermos epilépticos actuando a nivel del tálamo, si bien no es eficaz en las convulsiones.

Las crisis de ausencia son un tipo de crisis epilépticas que se caracterizan por interrumpir la función cerebral, haciendo descargar bruscamente a todas las neuronas de la corteza, por lo que se trata de crisis generalizadas. No son fáciles de detectar, dado que la clínica es muy sutil.

La persona que sufre una crisis de ausencia de pronto se queda quieta, sin caerse ni hacer ningún movimiento extraño. Sus ojos permanecen abiertos, su mirada es inexpresiva y no responde a voces ni gestos. En ocasiones existe un leve parpadeo o masticación. Su duración suele ser de entre 5 y 20 segundos, lo que dificulta su detección.

En este artículo explicamos qué es etosuximida y cuáles son sus aplicaciones principales, sus posibles efectos secundarios y contraindicaciones, las dosis recomendadas y su relación con otros fármacos similares.

¿Qué es etosuximida y cuándo se aplica?

Definir etosuximida implica hablar de un antiepiléptico indicado para tratar a pacientes que sufren el denominado “pequeño mal”, un tipo especial de convulsiones que también se conocen como crisis de ausencia. Asimismo, se puede administrar en combinación con otros fármacos antiepilépticos.

medicamento etosuximida

¿Para qué sirve?

Las principales indicaciones de etosuximida son:

  • Control de las crisis de ausencia (pequeño mal o petit mal)
  • En tratamiento combinado con otros medicamentos antiepilépticos cuando se produce la coexistencia de las crisis de ausencia con crisis generalizadas tónico-clónicas ( gran mal o grand-mal) o con otras formas de epilepsia

¿Cómo se aplica etosuximida? Dosis recomendada y precio aproximado

Etosuximida se suele presentar en cápsulas de 250 mg y en líquido oral de 250mg/5ml.

Este anticonvulsivante de tipo succinimida reduce la frecuencia de los ataques epileptiformes, en concreto las crisis de ausencia o pequeño mal, por supresión tanto de las descargas paroxismales como de la actividad de las ondas que se asocian con el lapsus de conciencia (que se observan normalmente en los ataques de ausencia). Del mismo modo, deprime la corteza motora y aumenta el umbral del sistema nervioso central para el estímulo convulsivo.

Será el médico o farmacéutico quien ajuste la correcta dosis a la patología a tratar, al mismo tiempo que establezca la frecuencia de administración. Se ha de tomar preferentemente tras las comidas.

Este medicamento de primera línea, usado para el tratamiento de las crisis de ausencia, precisa la periódica realización de análisis de sangre que controlen la posible aparición de efectos secundarios. A estos efectos, es recomendable la realización de análisis de sangre cada 4-6 meses que ayuden a controlar las células sanguíneas así como la función hepática. El control del nivel de medicamento en sangre, facilita igualmente la guía del tratamiento.

La toma de etosuximida puede producir somnolencia, alteraciones visuales, mareos y disminución de la capacidad de reacción. Tales efectos, igual que sucede con la enfermedad en sí, pueden interferir en la capacidad de conducir, de operar con maquinaria y de desarrollar cualquier tipo de actividad que exija permanecer en estado de alerta. Es conveniente la suspensión de dichas actividades hasta que estos efectos sean evaluados por el médico o finalice el tratamiento.

El precio aproximado de etosuximida es de 7,50€, la caja de 30 cápsulas duras de 250mg.

Efectos secundarios y contraindicaciones

Etosuximida, como cualquier otro fármaco, puede producir efectos secundarios y está sometida a una serie de contraindicaciones, que han de ser previstas antes de comenzar el tratamiento.

Efectos secundarios de etosuximida:

  • Leucopenia, anemia aplásica, agranulocitosis, neutrofilia, pancitopenia, eosinofilia, alteraciones visuales, mareos, somnolencia, alteraciones del sueño, terrores nocturnos, cefaleas, irritabilidad, letargia, hiperactividad, ataxia, fatiga, hipo, euforia, anorexia, miopía, dolor epigástrico o abdominal, diarrea, urticaria, pérdida de peso, rash eritematoso, síndrome de Stevens-Johnson, alopecia, hematuria microscópica, sangrado vaginal y lupus eritematoso

Contraindicaciones de etosuximida:

  • Hipersensibilidad a etosuximida y a succinimidas

Interacciones de etosuximida:

  • Con carbamazepina, fenobarbital, fenitoína, isoniazida : concentraciones plasmáticas disminuidas
  • Por IMAO, antidepresivos tricíclicos y antidepresivos relacionados con antidepresivos tricíclicos , antipsicóticos, mefloquina e ISRS: efecto anticonvulsivante antagonizado
  • Por ginkgo: efecto anticonvulsivante disminuido
  • Con ritovanir: concentraciones plasmáticas aumentadas
  • Por ácido valproico: riesgo de toxicidad aumentado
  • Con antipalúdicos como cloroquina o hidroxicloroquina: aumento del riesgo de convulsiones
  • Con alcohol: potenciación de efectos depresores centrales
  • Antihistamínicos sedantes van aumentado su efecto sedante
  • Doxilamina: ve incrementado el riesgo de depresión central y las alteraciones psicomotoras

Precauciones con etosuximida:

  • Ante insuficiencia hepática es necesario monitorizar con periodicidad la función renal y las concentraciones de etosuximida
  • Las mujeres embarazadas han de tener en cuenta que este fármaco atraviesa la barrera placentaria, habiéndose constatado ligeros aumentos de la incidencia de malformaciones congénitas en niños que han nacido de madres que recibieron anticonvulsivantes
  • En caso de embarazo, será el médico quien deba sopesar el posible beneficio para la madre del tratamiento con etosuximida en relación al potencial riesgo para el feto. De la misma forma, este profesional deberá advertir de los posibles riesgos a las mujeres epilépticas en edad fértil que trate

Es importante comunicar al médico, antes del comienzo del tratamiento con etosuximida si se padece o se ha padecido con anterioridad:

  • Alguna enfermedad del riñón o del hígado, pues en ese caso será necesario que se realice un especial seguimiento del tratamiento por parte de este profesional
  • Moretones, hematomas, fiebre, palidez o fuerte dolor de garganta , síntomas que pueden estar indicando un trastorno sanguíneo potencialmente grave, al punto de poder llegar a ser fatal en el caso de que no se detecte

Otros fármacos relacionados:

Video explicativo sobre fármacos antiepilépticos:

Referencias y fuentes: