Saltar al contenido
Fármacos Online

Fenitoína: ¿Qué es, para qué sirve y cuándo aplicarla?

Fenitoína
Fenitoína: ¿Qué es, para qué sirve y cuándo aplicarla?
4.8 (96.67%) 6 votes

Fenitoína es el nombre que recibe un fármaco que pertenece al grupo de los antiepilépticos, utilizados habitualmente para el tratamiento de la epilepsia y la prevención o el tratamiento de las convulsiones.

En este artículo explicamos qué es fenitoína y cuáles son sus aplicaciones principales, sus posibles efectos secundarios y contraindicaciones, las dosis recomendadas y su relación con otros fármacos similares.

¿Qué es fenitoína y cuándo se aplica?

Definir fenitoína implica hablar de un medicamento usado para el control de los distintos tipos de epilepsia así como para el control o la prevención de convulsiones durante o tras las intervenciones quirúrgicas practicadas en el cerebro o traumatismos craneoencefálicos graves. Además este medicamento también se usa para el tratamiento de neuralgia del trigémino, una enfermedad que causa un dolor facial intenso.medicamento fenitoína

¿Para qué sirve?

Las principales indicaciones de fenitoína son:

  • Control de la mayoría de desórdenes y enfermedades susceptibles de implicar ataques epilépticos, con la ventaja para quienes lo utilizan de no padecer efectos sedantes
  • Control y prevención de las convulsiones producidas durante o tras una cirugía del cerebro o del sistema nervioso

La fenitoína no se encarga únicamente de reducir los episodios de convulsiones, sino también de limitar la intensidad de las descargas y su propagación gracias a la:

  • Alteración de la conducción del potasio, calcio y sodio
  • Concentración de aminoácidos y neurotransmisores del estilo de la acetilcolina y el ácido gamma-aminobutírico

Aparte, cuando son administradas dosis altas se puede llegar a:

  • Inhibir la liberación de noradrenalina y serotonina
  • Promover la recaptación de dopamina
  • Inhibir la actividad de las monoaminooxidasas
  • Oxidar las monoaminas y degradar los neurotransmisores como la noradrenalina y la serotonina

Aunque es menos eficaz para la prevención de las convulsiones que producen los fármacos, la fenitoína desencadena un efecto sedante menor que cualquier otro fármaco anticonvulsivo.

¿Cómo se aplica fenitoína? Dosis recomendada y precio aproximado

Fenitoína se suele presentar en cápsulas de 25mg, 50 mg y 100 mg (sal sódica), en forma sólida oral de 25mg, 50 mg y 100 mg (sal sódica), en comprimidos masticables de 50 mg, en inyecciones de 50mg/ml en viales de 5 ml (sal sódica) y en líquido oral de 25-30 mg/5ml.

Las dosis administradas oscilan generalmente entre los 10 a 20 microgramos. Lo habitual es que el médico comience prescribiendo una dosis baja de fenitoína, la cual se irá incrementando de modo gradual cada 7 días, circunstancia que no hace aconsejable la toma de más dosis de la indicada.

Será el médico o farmacéutico quien ajuste la correcta dosis a la patología a tratar, al mismo tiempo que establezca la frecuencia entre tomas. Mientras que las cápsulas suelen ser administradas entre 1 y 4 veces diarias, la suspensión se toma de 2 a 3 veces diarias. A veces el organismo reacciona de distintos modos a los diferentes productos que se encuentran bajo la denominación de fenitoína, por lo que en el caso de que haya que cambiar el producto, será el médico quien valore la conveniencia de reajustar la dosis.

La toma de fenitoína puede propiciar la aparición de síntomas tales como somnolencia, alteraciones de la vista, mareos y disminución de la capacidad de reacción. Estos efectos, igual que sucede con la enfermedad en sí, puede que afecten la capacidad para la conducción y el manejo de máquinas, actividades que habrán de suspenderse, junto con todas aquellas que exijan permanecer en estado de alerta, hasta su desaparición o la finalización del tratamiento.

El precio aproximado de fenitoína es de 3€ el bote de 100 cápsulas de 100mg.

Efectos secundarios y contraindicaciones

Fenitoína, como cualquier otro fármaco, puede producir efectos secundarios y está sometida a una serie de contraindicaciones, que han de ser previstas antes de comenzar el tratamiento.

Efectos secundarios de fenitoína:

Frecuentes:

  • Incremento de los niveles de azúcar en sangre
  • Dificultad a la hora de conciliar el sueño
  • Pérdida de equilibrio, mareo y confusión
  • Dificultad para hablar
  • Estreñimiento
  • Dolor de cabeza
  • Anormales movimientos corporales y oculares
  • Crecimiento de encías y vello

Poco frecuentes y ocasionados por la administración de una dosis más elevada de la habitual:

  • Dolor de articulaciones
  • Ictericia
  • Glándulas inflamadas
  • Malestar general
  • Pérdida de apetito
  • Moretones y sangrado
  • Inflamación de rostro
  • Temblor incontrolable
  • Pérdida de conocimiento

En caso de manifestarse alguno de estos efectos secundarios, resulta imprescindible consultar con el médico a los efectos de recibir inmediata atención y disminuir la dosis. Un reducido porcentaje de pacientes que toman fenitoína experimentan pensamientos suicidas o de autolesión, que han de ser igualmente comunicados al médico a la mayor brevedad posible.

Contraindicaciones de fenitoína:

  • Alergia o hipersensibilidad a este principio activo o a cualquiera del resto de los componentes de la especialidad médica recetada. Si existe sospecha de alergia, se deberá consultar con el médico

Los síntomas de alergia a fenitoína incluyen:

  • Crisis asmáticas, con dificultad respiratoria, respiración rápida o respiración con silbidos audibles
  • Hinchazón más o menos brusca de la cara, los labios, la lengua o de cualquier otro lugar del cuerpo que se convierte en especialmente crítica cuando afecta a las cuerdas vocales
  • Picor, urticaria y erupción cutánea
  • Pérdida de conocimiento , palidez o sudoración propias del shock anafiláctico

Interacciones de fenitoína:

  • Con determinados medicamentos los niveles séricos aumentan o disminuyen, por lo que es imprescindible comentar al médico la medicación que se está tomando cuando es prescrita la fenitoína
  • Con antidepresivos tricíclicos existe riesgo de convulsiones
  • Con lidocacína se produce depresión cardíaca excesiva

Precauciones con fenitoína:

  • Este fármaco no cura las afecciones pero sí ayuda a aliviar las convulsiones significativamente. Asimismo, dejar de tomarlo de forma repentina, puede ocasionar un empeoramiento de las convulsiones, por lo que es muy importante que la disminución de la dosis sega gradual
  • Las mujeres embarazadas no pueden tomarlo pues produce malformaciones congénitas en el feto
  • Durante el período de lactancia tampoco se puede tomar debido a que se excreta en leche materna
  • Comunicar al médico el padecimiento de alguna enfermedad del hígado o de porfiria, una enfermedad hereditaria que hace que se vea afectada la síntesis de la hemoglobina

Otros fármacos relacionados:

Video explicativo sobre la fenitoína:

Referencias y fuentes: