Saltar al contenido
Fármacos Online

Furosemida: ¿Qué es, para qué sirve y cuándo aplicarla?

Furosemida
Furosemida: ¿Qué es, para qué sirve y cuándo aplicarla?
4.7 (93.33%) 6 votes

Furosemida es el nombre que recibe un fármaco con potente acción diurética que es muy utilizado en el tratamiento de aquellas enfermedades que cursan con retención de líquidos y edemas, entre las que se encuentran la insuficiencia cardíaca, el síndrome nefrótico, la cirrosis y la insuficiencia renal.

En este artículo explicamos qué es furosemida y cuáles son sus aplicaciones principales, sus posibles efectos secundarios y contraindicaciones, las dosis recomendadas y su relación con otros fármacos similares.

¿Qué es furosemida y cuándo se aplica?

Definir furosemida implica hablar de un medicamento que aumenta la eliminación de orina, actuando como diurético y reduce la presión arterial, actuando como antihipertensivo. Este diurético pertenece al grupo de las sulfonamidas.

medicamento furosemida

¿Para qué sirve?

Las principales indicaciones de furosemida  son el tratamiento de:

  • Edema o hinchazón por retención de líquido que se asocia a insuficiencia cardíaca congestiva (patología caracterizada por la dificultad del corazón para bombear sangre), cirrosis hepática (ascitis) así como enfermedad renal, que incluye el síndrome nefrótico (teniendo prioridad el tratamiento de la enfermedad básica)
  • Edemas causados por quemaduras
  • Hipertensión arterial (tensión arterial alta) leve o moderada

Como casi todos los diuréticos, la furosemida tiene como acción principal la mayor excreción de sal o cloruro de sodio por los riñones. En la medida que no se puede orinar sal pura, los riñones han de procurar diluir el cloruro de sodio con el objetivo de eliminar el que no sea absorbido. El resultado no es otro que un incremento en la cantidad de agua que se pierde a través de la orina.

De esta forma, el efecto diurético de furosemida no se produce directamente, sino como una respuesta a la excreción de cloruro de sodio creciente. En altas dosis, este fármaco estimula la excreción de hasta el 25% del sodio que los riñones filtran.

La eliminación de cloruro de sodio resulta especialmente beneficiosa en los pacientes con cuadros de edema, debido a que en la mayoría de los casos, la retención de líquidos en el organismo se lleva a cabo al disminuirse la excreción de sodio por los riñones. Por tanto, este diurético actúa justo de modo contrario al mecanismo de las enfermedades que suelen causar la hinchazón.

¿Cómo se aplica furosemida? Dosis recomendada y precio aproximado

Furosemida se suele administrar en comprimidos de 40 mg, en líquido oral de 20 mg/5ml y en inyecciones de 10 mg/ml en ampollas de 2 ml.

Su administración por tanto, es oral o intravenosa, mediante solución inyectable. Por vía oral se ha de administrar con el estómago vacío, debiéndose tragar los comprimidos sin masticar y con suficientes cantidades de líquidos. La vía intravenosa es utilizada en la mayoría de los casos en hospitales o clínicas, cuando el paciente precisa perder líquidos intensa y rápidamente.

La dosis recomendada de furosemida es:

  • Pacientes con función renal normal o prácticamente normal: Entre 20 y 80 mg que se suelen dividir en 1 o 2 tomas diarias. La dosis inicial se suele cifrar en torno a los 40 mg una vez al día, siendo su elevación progresiva, en función de la respuesta clínica del paciente
  • Pacientes con insuficiencia renal crónica: hasta 200 mg al día

Las mencionadas dosis no son dosis máximas, sino las que se consideran dosis necesarias para conseguir el máximo efecto del fármaco. Asimismo, situaciones más graves pueden demandar mayores dosis de diuréticos para el adecuado control del exceso de líquido en el cuerpo.

En los casos en los que se presentan edemas graves y resistentes, furosemida se debe administrar por vía intravenosa, oscilando su dosis entre 80 a 160 mg por hora.

Habida cuenta de que el tiempo de acción de furosemida únicamente es de 6 horas, este ha de ser el intervalo de tiempo entre los comprimidos cuando el paciente divide el tratamiento en 2 tomas diarias, de forma que si la primera dosis la toma a las 8:00 h, la segunda habrá de tomarla a las 14:00 h.

El fin del tratamiento con este diurético es el de hallar una dosis eficaz para el tratamiento de los edemas, evitando que el paciente se deshidrate y presente desde efectos secundarios hasta un empeoramiento de la función renal.

La toma de furosemida puede producir, igual que sucede con la de otros medicamentos que implican modificación de la tensión arterial, mareos o síntomas relacionados. De ser así, tales síntomas pueden interferir en la capacidad para conducir vehículos y operar con maquinaria pesada, así como para llevar a cabo actividades que requieran permanecer en estado de alerta. Es conveniente evitar tales actividades hasta que el médico evalúe la situación o finalice el tratamiento.

El precio aproximado de furosemida es de 2,25€, la caja de 30 comprimidos de 40 mg.

Efectos secundarios y contraindicaciones

Furosemida, como cualquier otro fármaco, puede producir efectos secundarios y está sometida a una serie de contraindicaciones, que han de ser previstas antes de comenzar el tratamiento.

Efectos secundarios de furosemida:

  • Alteraciones electrolíticas (que incluyen las sintomáticas)
  • Hipovolemia y deshidratación
  • Niveles elevados de creatinina en sangre y de triglicéridos en sangre
  • Incremento del volumen de orina
  • Hipotensión (que incluye hipotensión ortostática)
  • Encefalopatía hepática en pacientes que sufren insuficiencia hepatocelular
  • Hemoconcentración

Contraindicaciones de furosemida:

  • Hipersensibilidad a furosemida o sulfonamidas
  • Encefalopatía hepática. Los pacientes con I.R. asociada a encefalopatía hepática grave, han de ser monitorizados
  • Deshidratación o hipovolemia
  • R. anúrica
  • Hiponatremia o hipopotasemia graves
  • Estado precomatoso o comatoso que se asocia a encefalopatía hepática
  • Lactancia

Interacciones de furosemida:

  • Alopurinol
  • Antiinflamatorios
  • Aspirina
  • Ciclosporina
  • Cisplatina
  • Antibióticos de la clase de los aminoglucósidos
  • Litio
  • Metotrexato
  • Contrastes de yodo para exámenes radiológicos
  • Sucralfato
  • Risperidona

Precauciones con furosemida:

  • Mujeres embarazadas: puede utilizarse furosemida en mujeres embarazadas con signos de insuficiencia cardíaca, si bien se reservará su uso para las pacientes en las que se constate que los beneficios serán mayores que los riesgos
  • Mujeres en período de lactancia: ha de tenerse en cuenta que furosemida reduce la producción de leche, razón por la que se debe evitar su toma o tener prevista tal circunstancia antes del comienzo del tratamiento

Otros fármacos relacionados:

Video explicativo sobre la furosemida:

Referencias y fuentes: