Saltar al contenido
Fármacos Online

Hidrocortisona: ¿Qué es, para qué sirve y cuándo aplicarla?

Hidrocortisona
Hidrocortisona: ¿Qué es, para qué sirve y cuándo aplicarla?
4.6 (92%) 5 votes

Hidrocortisona es el nombre que recibe un corticosteroide, sustancia similar a una hormona natural de las que producen las glándulas suprarrenales, que se utiliza a menudo para el reemplazo de dicha hormona en aquellos casos en los que el cuerpo no la produce en suficiente cantidad.

En este artículo explicamos qué es hidrocortisona y cuáles son sus aplicaciones principales, sus posibles efectos secundarios y contraindicaciones, las dosis recomendadas y su relación con otros fármacos similares.

¿Qué es hidrocortisona y cuándo se aplica?

Definir hidrocortisona implica hablar de un medicamento que  alivia la inflamación (calor, enrojecimiento, dolor e hinchazón) y se utiliza para tratar determinadas formas de artritis y trastornos de la piel, riñón, sangre, ojos, tiroides y trastornos intestinales del estilo de la colitis, asma y alergias graves. La hidrocortisona también se utiliza para tratar ciertos tipos de cáncer.

usos del medicamento hidrocortisona

¿Para qué sirve?

Las principales indicaciones de hidrocortisona son:

  • Alivio de la inflamación en distintas partes del cuerpo
  • Tratamiento o prevención de reacciones alérgicas
  • Tratamiento de ciertos tipos de enfermedades autoinmunitarias, asma, afecciones cutáneas y afecciones pulmonares
  • Tratamiento para distintos tipos de tumores cancerígenos como linfoma, leucemia y mieloma múltiple
  • Tratamiento de las náuseas y vómitos que se asocian con algunos fármacos de quimioterapia
  • Estímulo del apetito en pacientes que padecen cáncer u otros problemas graves de este tipo
  • Tratamiento de reacciones cutáneas alérgicas y alivio de los síntomas de picazón, inflamación y enrojecimiento (en formato de loción)
  • Reemplazo de esteroides en afecciones con insuficiencia suprarrenal (disminución en la necesaria producción de esteroides de las glándulas suprarrenales)

¿Cómo se aplica hidrocortisona? Dosis recomendada y precio aproximado

Hidrocortisona se suele administrar en comprimidos de 5mg, 10 mg y 20 mg, en polvo para inyección 100 mg (como succinato sódico) en viales, en forma de loción o crema y en gotas oftalmológicas.

Por vía oral los comprimidos habrán de ser tomados con las comidas o tras las mismas, para reducir el malestar estomacal. Las inyecciones de hidrocortisona deberán administrarse en un músculo (intramuscular, IM) o en vena (intravenosa, IV).

La administración de gotas oftalmológicas de hidrocortisona sirve para tratar numerosas afecciones inflamatorias de los ojos.

La administración de hidrocortisona en forma de loción o crema (tópica) sirve para tratar afecciones cutáneas.

Será el médico o farmacéutico quien ajuste la correcta dosis a la patología a tratar, al mismo tiempo que establezca la frecuencia entre tomas. La cantidad de hidrocortisona que se deberá tomar va a depender de numerosos factores, que incluyen el peso y la altura, el estado general de salud y otros problemas de salud.

No debe dejarse de tomar hidrocortisona sin consultar con el médico o farmacéutico ni de forma repentina, pues ello podría acarrear pérdida de apetito, vómitos, somnolencia, malestar estomacal, dolor de cabeza, confusión, dolores musculares y estomacales, fiebre, pérdida de peso y despellejamiento.

Tras la toma de grandes dosis durante un período de tiempo continuado, el médico reducirá gradualmente la dosis permitiendo que el cuerpo se adapte antes de la suspensión completa del medicamento.

En principio, la toma de hidrocortisona no afecta la capacidad para conducir o usar máquinas, si bien ante la aparición de cualquier tipo de efecto que pueda afectar la visión y/ o interferir en la capacidad para conducir u operar con maquinaria, tales actividades habrán de ser suspendidas hasta que dichos efectos desaparezcan por completo o finalice el tratamiento.

El precio aproximado de hidrocortisona es de 2.50€ el envase de 10mg/g pomada, 1 tubo de 30 gramos y de 3€ la caja de 30 comprimidos.

Efectos secundarios y contraindicaciones

Hidrocortisona, como cualquier otro fármaco, puede producir efectos secundarios y está sometida a una serie de contraindicaciones, que han de ser previstas antes de comenzar el tratamiento.

Efectos secundarios de hidrocortisona:

  • Malestar y/o irritación estomacal
  • Mareos
  • Vómitos
  • Dolores de cabeza
  • Agitación
  • Insomnio
  • Ansiedad
  • Acné
  • Depresión
  • Aparición de moretones sin justificación aparente
  • Ausencia o irregularidad en la menstruación
  • Crecimiento más rápido del cabello
  • Erupciones cutáneas
  • Problemas de visión
  • Hinchazón de cara, piernas o tobillos
  • Debilidad muscular
  • Resfriado o infección que no remite
  • Heces negras o alquitranadas

Contraindicaciones de hidrocortisona:

  • Alergia a la hidrocortisona, aspirina, tartrazina (colorante amarillo contenido en determinados medicamentos así como alimentos procesados) o a otros medicamentos

Interacciones de hidrocortisona:

  • Las personas con antecedentes de úlceras o que toman grandes dosis de aspirinas u otros medicamentos para la artritis, han de limitar el consumo de bebidas alcohólicas mientras estén tomando hidrocortisona, ya que este corticosteroide sensibiliza el estómago e intestinos a los efectos irritantes del alcohol, de la aspirina y de determinados medicamentos para la artritis. Tal efecto puede llegar a aumentar el riesgo de desarrollo de úlceras.

Precauciones con hidrocortisona:

  • Las personas diabéticas han de tener en cuenta que hidrocortisona puede incrementar la concentración de azúcar en sangre. Asimismo habrán de someterse a controles rigurosos y beber diariamente de dos a tres litros de agua u otros líquidos mientras están sometidas a tratamiento con hidrocortisona, salvo que se les haya limitado el consumo de líquido, e igualmente han de mantener una dieta equilibrada
  • Los antieméticos habrán de tomarse conforme a las instrucciones médicas para la reducción de las náuseas, para lo que también ayuda comer frecuentemente porciones pequeñas de alimentos
  • Se deben evitar las bebidas alcohólicas y también limitarse la ingesta de cafeína (sobre todo bebidas, cola, café, chocolate y té), que pueden irritar el estómago
  • Es habitual la realización de controles regulares durante la administración de cortisona, con el objeto de vigilar los efectos secundarios y comprobar cómo responde la persona al tratamiento. Con una cierta periodicidad, el médico ordenará completos recuentos sanguíneos que controlen el recuento de células sanguíneas, vigilando del mismo modo el funcionamiento de otros órganos como riñones e hígados
  • Comunicar al médico si se padece infección fúngica (distinta a la de la piel), antes del inicio del tratamiento, así como si se está embarazada o si se tiene programada alguna cirugía (incluyendo las dentales)

Otros fármacos relacionados:

Video explicativo sobre la hidrocortisona:

Referencias y fuentes: