Saltar al contenido
Fármacos Online

Ketamina: ¿Qué es, para qué sirve y cuándo aplicarla?

medicamento ketamina
Ketamina: ¿Qué es, para qué sirve y cuándo aplicarla?
4.7 (93.33%) 6 votes

Ketamina o hidrocloruro de ketamina es el nombre que recibe un anestésico muy potente y rápido que produce un estado de sedación, analgesia, amnesia e inmovilidad que se conoce como anestesia disociativa. Su mecanismo de acción no parece estar claro.

En este artículo explicamos qué es la ketamina y cuáles son sus aplicaciones principales, sus posibles efectos secundarios y contraindicaciones, las dosis recomendadas y su relación con otros anestésicos similares.

¿Qué es la ketamina y cuándo se aplica?

Definir la ketamina supone hablar de un anestésico que bloquea los impulsos aferentes que se relacionan con el componente emocional y afectivo de la forma en la que el dolor se percibe en la formación reticular y la actividad en la medula espinal.

Interactúa con diversos sistemas neurotransmisores en el sistema nervioso central y parece ser que interfiere con el paso de Ca++ en distintos tipos de receptores. En el transcurso del estado anestésico se conserva el reflujo faríngeo y aumenta el tono muscular y la estimulación cardiorrespiratoria.

La recuperación de esta anestesia es rápida y su efecto analgésico prolongado. Se distribuye con rapidez en la totalidad de los tejidos altamente perfundidos, que incluyen el cerebro. Su degradación se produce en el hígado y su eliminación se lleva a cabo por vía renal.

Se aplica como anestesia general, principalmente en intervenciones quirúrgicas de corta duración que no precisan relajación muscular, así como en maniobras diagnósticas.

ketamina anestésico general

¿Para qué sirve?

Entre las aplicaciones diarias de la ketamina se encuentra la sedación de los pacientes con dolores. Con este elemento básico de los botiquines de emergencia de los médicos, se anestesia a pacientes que sufran sensaciones dolorosas como el drenaje de un absceso o la recolocación de un hombro dislocado. En la actualidad están en marcha diversas investigaciones puestas en marcha para determinar si la ketamina podría llegar a ser un tratamiento viable para la depresión.

¿Cómo se aplica la ketamina? Dosis recomendada y precio aproximado

Existen 2 vías de administración de ketamina, la vía intravenosa y la vía intramuscular.

1ª. Vía intravenosa. La dosis inicial de ketamina administrada por vía intravenosa oscilará ente 1mg/kg y 4,5 mg mg/kg. La dosis media que se necesita para producir de 5a 10 minutos de anestesia quirúrgica es de 2mg/kg de peso corporal.

Se recomienda que la administración se lleve a cabo lentamente (durante al menos 60 segundos) dado que una rápida administración puede provocar una depresión respiratoria.

2ª. Vía intramuscular. La dosis inicial de ketamina administrada vía intramuscular oscilará entre los 6,5 mg/kg y los 12 mg/kg. Una dosis de 10 mg/kg produce habitualmente una anestesia quirúrgica de 12 a 25 minutos.

Su administración intravenosa hace que se presente su efecto anestésico en 30 segundos y su administración intramuscular, lo consigue en 3 o 4 minutos.

La solución inyectable de ketamina, estéril, incolora y transparente, indicada como anestésico en aquellas intervenciones diagnósticas y quirúrgicas de corta duración, también puede utilizarse para intervenciones de mayor duración siempre que se empleen dosis adicionales.

Aunque está aconsejada para inducir la anestesia con anterioridad a la administración de otros agentes anestésicos generales, la ketamina igualmente sirve como complemento a otros agentes anestésicos de potencia menor, como pueda ser el óxido nitroso. Este anestésico se puede administrar a personas de todas las edades.

La ketamina será aplicada por un anestesista cualificado, en un entorno controlado, que habitualmente será una sala de operaciones o de curas.

Después de aplicarse ketamina el paciente puede ver disminuida su capacidad para la conducción o el uso de máquinas, al reducirse su capacidad de reacción. Por esta razón, no deben conducir ni usar máquinas hasta que desaparezcan por completo los efectos de la anestesia y los inmediatos de la cirugía.

El precio aproximado de este anestésico no se contempla en este caso, al no tratarse de un medicamento de venta al público.

Efectos secundarios y contraindicaciones

Mientras transcurre la intervención quirúrgica o procedimiento, el anestesista mostrará una diligencia total en el control del funcionamiento de cada sistema del organismo del paciente, controlando especialmente que no aparezca ningún efecto secundario grave.

Efectos secundarios de ketamina:

  • A nivel cardiovascular. Hipertensión, aumento del gasto cardíaco, aumento de resistencias vasculares sistemáticas, aumento del consumo del oxígeno miocárdico, aumento de la presión arterial pulmonar y taquicardia. Estos efectos, de naturaleza dosis dependientes, suelen desaparecer entre 20 y 30 minutos después de administrado el fármaco.
  • A nivel respiratorio. Depresión respiratoria mínima, aumento de las secreciones bronquiales, broncodilatación y mantenimiento de los reflejos de la vía aérea superior pero sin prevenir una broncoaspiración. En las maniobras de entubación, no previene del laringoespasmo.
  • A nivel neurológico. Aumento del metabolismo cerebral, aumento de la PIC. Induce una anestesia disociativa (consistente en un sueño superficial en el que el paciente continúa con los ojos abiertos y movimientos musculares) y psicosis. No modifica el BIS y no es epileptógeno, aunque en pacientes epilépticos puede activar focos irritativos.
  • A nivel gastrointestinal. Náuseas, vómitos e hipersialorrea.
  • A nivel ocular. Aumento de la presión intraocular, diplopía, nistagmus, lagrimeo y elevación palpebral.

Contraindicaciones de ketamina:

  • Hipertensión ocular o lesión ocular abierta
  • Enfermedades de índole psiquiátrica
  • Hipertensión craneal
  • Cirugía neurológica
  • Eclampsia
  • Porfiria
  • Patología cardiovascular severa como IAM, aneurismas vasculares o hipertensión

Recomendaciones de ketamina:

  • Administración conjunta con una benzodiacepina para minimizar el riesgo de sufrir alucinaciones
  • Caso de administración i.m., es recomendable la administración concominante de atropina
  • Se desaconseja su utilización en pacientes tendentes a las alucinaciones
  • Se recomienda precaución en procesos evolucionados con depleción de catecolaminas y en pacientes con tirotoxicosis
  • No se debe mezclar con barbitúricos en la misma jeringa pues precipita
  • Ha de utilizarse con precaución en casos de enolismo e intoxicación por cocaína
  • Ha de utilizarse previamente un antisialogogo como la atropina o el glicopirrolato pues al ser un potente sialogogo puede originar laringoespasmo y obstrucción de la vía aérea

Otros fármacos relacionados:

Video explicativo sobre la ketamina:

Referencias y fuentes: