Saltar al contenido
Fármacos Online

Levamisol: ¿Qué es, para qué sirve y cuándo aplicarlo?

Levamisol
Levamisol: ¿Qué es, para qué sirve y cuándo aplicarlo?
4.6 (92%) 5 votes

Levamisol es el nombre que recibe un antihelmíntico indicado en el tratamiento de infecciones causadas por los parásitos Ascaris lumbricoides, Anclyostoma duodenale y Necator americanus.

También se trata de un inmunoestimulante para el tratamiento de las infecciones crónicas y recurrentes que se determinan por deficiencias inmunitarias transitorias que no responden a otros tratamientos.

En este artículo explicamos qué es levamisol y cuáles son sus aplicaciones principales, sus posibles efectos secundarios y contraindicaciones, las dosis recomendadas y su relación con otros fármacos similares.

¿Qué es levamisol y cuándo se aplica?

Definir levamisol implica hablar de un isómero del tetramisol cuya actuación consiste en paralizar la musculatura de los nematodos susceptibles. En la medida que no se pueden mantener adheridos a la mucosa, los gusanos se expulsan por los movimientos peristálticos normales, lo que suele ocurrir en un plazo de 24 horas.

Levamisol es absorbido con rapidez y casi por completo en el tracto gastrointestinal. Al cabo de 2 horas se observan las concentraciones plasmáticas máximas mientras que la semivida en el plasma es de aproximadamente 4 horas. Este fármaco sufre una metabolización intensa en el hígado, eliminándose principalmente por la orina en forma de metabolitos y de producto sin transformar.

medicamento levamisol

¿Para qué sirve?

Las principales indicaciones de levamisol son:

Tratamiento de infecciones causadas por las siguientes especies de parásitos intestinales:

  • Ascaris lumbricoides
  • Anclyostoma duodenale
  • Necator americanus

Asimismo, sirve para el tratamiento de las infecciones mixtas que causan ascárides y anquilostomas.

¿Cómo se aplica levamisol? Dosis recomendada y precio aproximado

Levamisol se suele presentar en comprimidos de 50 mg, 75 mg, 100 mg y 150 mg y en solución oral de 40mg/5ml.

Se administra en una sola dosis, preferentemente tras la toma de un alimento ligero.

Niños de más de 10 kg de peso: 25 mg

Niños de 10 a 20 kg de peso: 1 cápsula de 50 mg

Niños de 20 a 30 kg de peso: 1 cápsula de 75 mg (en una toma)

Niños de 30 a 40 kg de peso: 1 cápsula de 100 mg (en una toma)

Adultos: 1 cápsula de 150 mg (en una toma)

No se precisa de laxantes o dietas especiales. Cuando se presenta infección severa por anquilostomas (Anclyostoma duodenale y Necator americanus), se sugiere la administración de una segunda dosis de 1 a 7 días después de la primera.

Como inmunomodulador se aconseja una dosis diaria de 2,5mg/kg, distribuida en 3 tomas diarias tras la ingesta de los alimentos principales. En las infecciones crónicas o recurrentes y en los estados de anergia, puede administrarse la indicada dosis de 2,5 mg/kg durante 2 o 3 días seguidos cada semana. De modo preventivo, puede usarse esta dosis diaria una vez por semana.

En las deficiencias inmunitarias secundarias así como en los estados de depresión inmunitaria, se puede administrar la dosis diaria de 2,5 mg/kg en modo continuado hasta que se obtenga mejora clínica, para proseguir a continuación con el esquema intermitente de 2 o 3 días por semana.

Será el médico o farmacéutico quien ajuste la correcta dosis a la patología a tratar, al mismo tiempo que establezca la frecuencia entre tomas (si es que hay más de una).

Tras la toma de levamisol no existen evidencias de que puedan aparecer síntomas que interfieran en la capacidad de conducir o de operar con maquinaria. Pese a ello, si se observa la aparición de algún síntoma que merme tal capacidad o la de llevar a cabo aquellas actividades que exijan que se permanezca en estado de alerta, deberán suspenderse hasta que tales síntomas sean evaluados por el médico o el tratamiento finalice.

Efectos secundarios y contraindicaciones

Levamisol, como cualquier otro fármaco, puede producir efectos secundarios y está sometido a una serie de contraindicaciones, que han de ser previstas antes de comenzar el tratamiento.

Efectos secundarios de levamisol:

  • Dolor de cabeza
  • Insomnio
  • Mareos
  • Palpitaciones
  • Convulsiones
  • Disturbios gastrointestinales (vómitos, náuseas, dolor abdominal, diarrea)
  • Puede presentarse fiebre transitoria en casos de microfilaremia concurrente
  • Se han reportado casos raros de encefalopatía de comienzo retardado

Contraindicaciones de levamisol:

  • Hipersensibilidad a alguno de los componentes de la fórmula

Interacciones de levamisol:

  • Medicamentos que puedan afectar la hematopoyesis han de usarse con cautela
  • Se ha reportado que levamisol es susceptible de reportar reacciones adversas, lo mismo que ocurre con disufiram, que comprenden anormalidades hematológicas como leucopenia, cuando es administrado concomitantemente con el alcohol

Precauciones con levamisol:

  • Este fármaco no debe ser administrado simultáneamente con productos lipofílicos como tetracloruro de carbono, tetracloroetileno, aceite de quenopodio, cloroformo, etc
  • Existen ciertas evidencias de que el empleo de este fármaco como inmunomodulador a exposiciones repetidas se puede asociar con reacciones alérgicas, lo que incluye anormalidades hematológicas del estilo de la leucopenia, lo que hace aconsejable no exceder la dosis recetada
  • No existen estudios lo suficientemente adecuados y bien controlados en mujeres embarazadas, por lo que este fármaco no debe administrárseles, salvo que los potenciales beneficios superen los posibles riesgos
  • No se conoce si levamisol se excreta en la leche materna, aunque se ha constatado que se excreta en la leche de vaca. Las potenciales reacciones adversas que pudieran producirse en bebés que están siendo amamantados, harán valorar si se continúa o no con la administración de este medicamento o hará optar por continuar alimentando al bebé con leche artificial en el caso de que el medicamento sea especialmente recomendable para la madre

Otros fármacos relacionados:

Video explicativo sobre uncinarias:

Referencias y fuentes: