Saltar al contenido
Fármacos Online

Lorazepam: ¿Qué es, para qué sirve y cuándo aplicarlo?

Lorazepam
Lorazepam: ¿Qué es, para qué sirve y cuándo aplicarlo?
4.8 (96%) 5 votes

Lorazepam es el nombre que recibe un ansiolítico con efectos anticonvulsivantes que provoca una actividad hipnótica, al mismo tiempo que una relajación muscular.

La ansiedad es un desagradable estado de ánimo que, desafortunadamente, es muy frecuente en nuestros días. En la actualidad, existen numerosos fármacos destinados a combatirla, con independencia de que se trate de una ansiedad que derive del ritmo de vida acelerado o de la que provocan ciertos trastornos orgánicos.

En este artículo explicamos qué es lorazepam y cuáles son sus aplicaciones principales, sus posibles efectos secundarios y contraindicaciones, las dosis recomendadas y su relación con otros fármacos similares.

¿Qué es lorazepam y cuándo se aplica?

Definir lorazepam implica hablar de una benzodiacepina, o sea, una sustancia sedante psicotrópica de acción corta, lo que significa que tiene a corto plazo efectos depresores sobre el sistema nervioso central.

Lorazepam ayuda a que un neurotransmisor inhibidor que se conoce como ácido gamma-amino-butírico (“GABA” por sus siglas en inglés) se una con su receptor.

El GABA es el responsable principal de la regulación de los niveles de ansiedad. Este neurotransmisor actúa calmando la tensión nerviosa, como un agente natural, por lo que lorazepam produce efectos relajantes como consecuencia del aumento de la actividad del GABA.

medicamento lorazepam

¿Para qué sirve?

Las principales indicaciones de lorazepam son:

  • Tratamiento a corto plazo de todos los estados de ansiedad y de tensión, que se asocian o no a trastornos funcionarles u orgánicos
  • Alteraciones del comportamiento psíquico
  • Enfermedades psicosomáticas
  • Enfermedades orgánicas
  • Trastornos del sueño
  • Insomnio
  • Neurosis
  • Hiperemotividad

En general, las benzodiacepinas están indicadas únicamente para el tratamiento de un trastorno intenso, que somete al paciente a una situación de fuerte estrés o limita su actividad.

¿Cómo se aplica lorazepam? Dosis recomendada y precio aproximado

Lorazepam se suele presentar en preparado parenteral de 2mg/ml en ampollas de 1 ml o de 4 mg/ml en ampollas de 1 ml, en comprimidos de 1 mg, 2 mg y 5mg y en grageas de 1 mg y 5 mg.

El tratamiento con este ansiolítico debe iniciarse con la dosis más baja posible y su duración también debe ser corta: de unas 8 a 12 semanas en el caso de la ansiedad y de unas 4 semanas en el caso del insomnio. Es aconsejable la inclusión de regulares evaluaciones que permitan la identificación de mejoras, ayudando a decidir sobre la continuidad o la suspensión del tratamiento.

Lo habitual es que lorazepam se recomiende solo para el tratamiento de la ansiedad a corto plazo, debido a que su consumo prolongado puede acarrear considerables efectos secundarios.

Este ansiolítico arroja sus mejores resultados cuando la tensión nerviosa es provocada por trastornos de naturaleza orgánica, así como cuando el malestar psicológico es debido a factores externos. Por ello se utiliza tanto en enfermedades orgánicas como psicosomáticas, ayudando a aliviar el insomnio y la hiperemotividad.

Será el médico o farmacéutico quien ajuste la correcta dosis a la patología a tratar, al mismo tiempo que establezca la frecuencia entre tomas.

Lorazepam se debe prescribir únicamente en trastornos importantes, en los que el malestar llega a implicar una limitación de envergadura en la actividad y en el diario funcionamiento, en relación a lo que se espera a nivel social, lo que se traduce en aquellos casos es que los niveles de tensión nerviosa y de ansiedad impiden a la persona desarrollar de manera satisfactoria sus responsabilidades cotidianas.

Existe riesgo de adicción al lorazepam, ya que las benzodiacepinas generan tolerancia y dependencia a nivel físico y psicológico, sobre todo en tratamientos que se prolongan a lo largo de varias semanas. Por otra parte, su uso continuado es susceptible de reducir la potencia de los efectos hipnóticos.

Lorazepam produce efectos como la somnolencia, la disminución de la atención o la disminución de la capacidad de reacción, que pueden alterar la capacidad para conducir u operar con maquinaria, actividades que deberán evitarse, junto a todas aquellas que exijan permanecer en estado de alerta, hasta que se produzca la valoración de la respuesta al medicamento por parte del médico.

El precio aproximado de lorazepam es de 2€, la caja de 50 comprimidos de 1 mg.

Efectos secundarios y contraindicaciones

Lorazepam, como cualquier otro fármaco, puede producir efectos secundarios y está sometido a una serie de contraindicaciones, que han de ser previstas antes de comenzar el tratamiento.

Efectos secundarios de lorazepam:

Leves (frecuentes y momentáneos). Lo normal es que se presenten al principio del tratamiento y desaparezcan o se vayan reduciendo conforme avancen las tomas:

  • Somnolencia por reducción del estado de alerta
  • Debilidad
  • Vértigos
  • Visión borrosa
  • Efectos paradójicos como pueda ser la aparición de brotes de ansiedad

Graves (derivados del uso prolongado):

  • Hipersensibilidad
  • Miastenia (enfermedad autoinmune causante del debilitamiento de la musculatura)
  • Apnea del sueño (interrupción de la respiración mientras se duerme)
  • Insuficiencia respiratoria severa
  • Amnesia transitoria o alteraciones de la memoria
  • Producción de una actividad demasiado alta de GABA que puede dar lugar a la modificación de la respiración y del ritmo cardíaco

Contraindicaciones de lorazepam:

  • Edad avanzada. No es recomendable que lo tomen ancianos y, de hacerlo, ha de ser en dosis muy bajas
  • Niños menores de 12 años
  • Enfermedad hepática
  • Insuficiencia respiratoria, por sus posibles efectos en la respiración
  • Glaucoma cerrado
  • Depresión primaria o psicosis por posibles efectos psiquiátricos ya que el consumo de este ansiolítico podría desencadenar o potenciar un cuadro de trastorno depresivo

Interacciones de lorazepam:

  • La depresión del sistema nervioso central puede ocurrir cuando se administra concomitantemente con depresores del sistema nervioso central, que incluyen los barbitúricos
  • La reducción significativa de la frecuencia respiratoria, la hipotensión y el estupor excesivo pueden aparecer en la administración en forma concomitante con loxapina

Precauciones con lorazepam:

  • No se deben tomar bebidas alcohólicos pues podrían potenciarse sus efectos. En determinadas dosis, las benzodiacepinas funcionan como depresores del sistema nervioso central, reduciendo los síntomas de ansiedad lo que no es evita que, al mezclarse, puedan tener el efecto contrario
  • Su uso durante el embarazo debe descartarse, sobre todo en el primer trimestre, dado el riesgo de malformaciones para el feto
  • Su uso durante el período de lactancia debe descartarse también salvo que el beneficio real para la madre superare el potencial riesgo en el niño, dado que las benzodiacepinas se excretan por leche materna

Otros fármacos relacionados:

Video explicativo sobre el lorazepam:

Referencias y fuentes: