Saltar al contenido
Fármacos Online

Midazolam: ¿Qué es, para qué sirve y cuándo aplicarlo?

medicamento midazolam
Midazolam: ¿Qué es, para qué sirve y cuándo aplicarlo?
4.6 (91.43%) 7 votes

Midazolam es el nombre que recibe un medicamento tranquilizante (o sedante) de acción corta y que actúa como inductor del sueño. Su principio activo, midazolam, pertenece a un grupo de sustancias que se llaman benzodiacepinas.

En este artículo explicamos qué es el midazolam y cuáles son sus aplicaciones principales, sus posibles efectos secundarios y contraindicaciones, las dosis recomendadas y su relación con otros fármacos similares.

¿Qué es el midazolam y cuándo se aplica?

Definir el midazolam implica hablar de un tranquilizante que actúa haciendo más lenta la actividad del cerebro, facilitando la relajación y la conciliación del sueño. Se administra antes de la realización de ciertos procedimientos médicos o antes de administrar la anestesia a los pacientes para una cirugía con el fin de inducirles el sueño y aliviar la posible ansiedad que sientan, logrando además que no les quede ningún recuerdo traumático.

En los adultos se utiliza:

  • Como sedante, antes de las intervenciones para reconocimiento y tratamiento de las enfermedades
  • Como sedante, antes de la inducción de la anestesia general
  • Como inductor del sueño, con el objetivo de empezar la anestesia general
  • Como sedante, formando parte de la anestesia asociada
  • Como sedante, en cuidados intensivos

En los niños se utiliza:

  • Como sedante, antes de las intervenciones para reconocimiento y tratamiento de las enfermedades
  • Como sedante, antes de la inducción de la anestesia general
  • Como sedante, en cuidados intensivos

medicamento midazolam

¿Para qué sirve?

Las principales indicaciones de midazolam son:

  • Sedación
  • Inducción anestésica
  • Premedicación anestésica
  • Insomnio
  • Anticonvulsionante

¿Cómo se aplica el midazolam? Dosis recomendada y precio aproximado

El midazolam se presenta en diversos formatos que incluyen las ampollas, los comprimidos y el líquido oral. En cuanto a la dosis a aplicar, ha de ser la mínima efectiva, especialmente en lo que concierne a personas de edad avanzada, pacientes de alto riesgo, insuficiencia hepática, insuficiencia respiratoria, hipovolemia, hipoproteinemia y siempre que se asocien otros depresores del SNC.

Su utilización por vía parental, será llevada a cabo exclusivamente por personal médico capacitado, en un entorno controlado, que será comúnmente una sala de un hospital que cuente con monitorización y equipo de reanimación cardiopulmonar.

Después de aplicarse midazolam disminuye el flujo sanguíneo cerebral, la presión intracraneal y el metabolismo. También disminuyen las resistencias vasculares periféricas, especialmente en los casos de hipovolemia y si su toma se asocia a narcóticos.

Tras la administración de perfusiones prolongadas de este medicamento, la recuperación del nivel de conciencia puede ser lenta (hasta 72 horas). Por esta razón, el paciente puede ver afectada su capacidad a la hora de conducir, usar máquinas o realizar cuantas actividades cotidianas requieran un estado de alerta.

No es conveniente conducir, usar máquinas o realizar una actividad de ese tipo hasta que no hayan pasado por completo los efectos de este fármaco que causa sedación, disminución de la reactividad y atención, pérdidas de memoria y alteración de la función muscular. Resulta fundamental seguir las instrucciones del médico y ser acompañado por alguien hasta el domicilio, una vez recibida el alta.

El precio aproximado de este anestésico no se contempla en este caso, al no tratarse de un medicamento de venta al público.

Efectos secundarios y contraindicaciones

Durante el transcurso de la operación quirúrgica o procedimiento, el personal médico habilitado habrá de prestar especial atención al adecuado funcionamiento de la totalidad de los sistemas del cuerpo del paciente, dada la posibilidad de que pueda aparecer algún efecto secundario.

Efectos secundarios de midazolam:

  • Efectos secundarios leves: vómitos, náuseas, sarpullido y prurito
  • Efectos secundarios que pueden ser graves: intranquilidad, agitación, rigidez y sacudidas espasmódicas de brazos y piernas, bradicardia sinusal, taquicardia sinusal, episodios de agresividad, hipotensión, vasodilatación, apnea, hipoventilación, laringosespasmo, broncoespasmo, disnea, delirio y amnesia anterógrada

Contraindicaciones de midazolam:

  • Alergia o hipersensibilidad a midazolam, a las benzodiacepinas o a cualquiera de los componentes de este fármaco
  • Miastenia gravis y glaucoma de ángulo estrecho no tratado
  • Embarazo y lactancia, al ser potencialmente teratógeno durante el transcurso del primer trimestre de embarazo

Interacciones de midazolam:

  • Potencia y es potenciado por otros depresores del Sistema Nervioso Central (SNC) como alcohol, IMAOS, fenotiazinas, butirofenonas, fluoxetina, hipnóticos y anestésicos inhalatorios
  • La fenitoína disminuye el efecto de la benzodiacepinas y a su vez las benzodiacepinas muestran un efecto variable sobre la concentración de fenitoína (monitorizar niveles plasmáticos)
  • La concentración plasmática se incrementa con la administración de cimetidina, ranitidina, eritromicina, ditiazem, fluconazol, verapamilo, ketoconazol, itraconazol, saquinavir y zumo de pomelo. El omeprazol puede que aumente su efecto
  • Antagonizan el efecto de la levodopa, con incremento de los síntomas de la enfermedad de Parkinson
  • Con efavirenz, riesgo de arritmias potencialmente letales
  • La rifampicina, fenobarbital y carbamazepina disminuyen la concentración

El uso de una gran cantidad de medicamentos es susceptible de repercutir en el efecto de midazolam, haciendo que sea más potente, de duración mayor o ambas cosas a la vez.

Precauciones con midazolam:

Antes de la administración de midazolam es conveniente informar al médico de qué otros medicamentos, con o sin receta médica, se están tomando, así como vitaminas, suplementos nutritivos o productos a bases de hierbas.

Circunstancias como el haber dejado de beber recientemente ingentes cantidades de alcohol o si se tiene o se ha tenido en alguna ocasión una enfermedad renal o hepática, también han de ser comunicadas al médico.

Algunos estudios realizados en niños pequeños plantean ciertas inquietudes sobre el uso repetido o prolongado (de más de 3 horas) de medicamentos anestésicos o sedantes como midazolam en bebés y niños menores de 3 años de edad o en mujeres que se encuentren en los últimos meses de embarazo y puedan ver afectado el desarrollo cerebral del niño.

Otros estudios en bebés y niños pequeños arrojan el dato de que una exposición breve y única a los medicamentos de sedación y anestésicos tiene poca probabilidad de incidir negativamente en su conducta o ritmo de aprendizaje.

Pese a ello, es necesario realizar más estudios en orden a comprender por completo cuál es la incidencia real que la exposición a la anestesia produce en el desarrollo cerebral de los niños de corta edad.

Otros fármacos relacionados:

Video explicativo sobre el midazolam:

Referencias y fuentes: