Saltar al contenido
Fármacos Online

Sangre

La sangre es el tejido líquido que recorre el organismo a través de los vasos sanguíneos, que transportan las células necesarias para realizar las acciones vitales. Los problemas de la sangre son tratados con fármacos como los anticoagulantes o diluyentes de la sangre y los antiplaquetarios.

sangre

¿Para qué sirven?

Los anticoagulantes son fármacos que sirven para prevenir la formación de coágulos sanguíneos. Además evitan que los coágulos de sangre que ya existen se hagan más grandes. Hay que partir de la base de que los coágulos en arterias, venas y corazón son casusa de ataques al corazón, derrames cerebrales y bloqueos.

Los anticoagulantes están indicados para:

  • Determinadas enfermedades del corazón o de los vasos sanguíneos
  • Un ritmo cardíaco anormal denominado fibrilación auricular
  • Un reemplazo de válvula cardíaca
  • Un riesgo de formación de coágulos de sangre tras una cirugía
  • Defectos cardíacos congénitos

Existen dos tipos primordiales de anticoagulantes:

  • Anticoagulantes como la heparina o warfarina, que desaceleran el proceso de formación de coágulos en el organismo
  • Antiplaquetarios como la aspirina, que previenen que las células sanguíneas que reciben el nombre de plaquetas se aglomeren para la formación de un coágulo

La toma de anticoagulantes requiere el seguimiento de las instrucciones médicas de la forma más rigurosa posible, siendo importante saber que su consumo exige:

  • Saber que pueden interactuar con determinados medicamentos, alimentos, alcohol y vitaminas
  • Comunicar al médico todos los medicamentos o suplementos que se estén tomando
  • Realizar exámenes de sangre regulares que permitan comprobar si la coagulación está siendo satisfactoria
  • Asegurarse de que se está tomando la dosis suficiente para prevenir coágulos pero no excederse de la misma para no causar sangrados

¿Cuándo aplicarlos?

Los fármacos que impiden la coagulación de la sangre están indicados para pacientes con valvulopatías o síndrome coronario agudo. Emplearlos precisa la toma de una serie de precauciones.

Los fármacos más utilizados como anticoagulantes son:

  • Heparinas de administración venosa o heparina no fraccionada así como heparina subcutánea o heparinas de bajo peso molecular. Las heparinas son medicamentos que inhiben de manera indirecta la trombina (formación de coágulos) y que se unen a la antitrombina acelerando su mecanismo de acción
  • Anticoagulantes orales. Destacan el acenocumarol, que se conoce popularmente como sintrom, si bien también está disponible la warfarina (aldocumar). Actúan sobre la vitamina K, necesaria para el funcionamiento de todo el mecanismo de la coagulación. Son utilizados para prevenir a largo plazo distintas complicaciones tromboembólicas. En cardiología se usan con frecuencia en la fibrilación auricular y en las prótesis valvulares o valvulopatías

Nada encontrado

Parace que no podemos encontrar lo que estas buscando. Quizá el buscador te ayude.